El trabajador fallecido en Peñafiel era natural de Valencia y pertenecía a una empresa externa a Protos: “El aplastamiento pudo ser totalmente evitable”

La Inspección de Trabajo ha abierto una investigación sobre el accidente mortal de un hombre de 55 años mientras trabajaba en las antiguas bodegas de Protos en Peñafiel. El fallecido, natural de Valencia, murió aplastado tras quedar atrapado en una carretilla elevadora en el interior de la nave. Además, dicho operario pertenecía a una empresa externa a Protos que fue subcontratada para realizar diferentes labores en las antiguas instalaciones. Los hechos se produjeron sobre las 18.30 horas de este miércoles 14 de septiembre y el hombre falleció in situ por el aplastamiento y nada pudieron hacer los servicios sanitarios por salvar su vida.

En estos momentos, se investigan las causas y circunstancias de la muerte del empleado para comprobar si se cumplieron las medidas de seguridad reflejadas en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales para su posterior evaluación. En este sentido, la investigación también se centra en determinar si hubo una correcta coordinación de actividades entre la empresa principal, en este caso Protos, y la subcontrata.

Por todo ello, Comisiones Obreras advierte que ya en estos tiempos que corren cualquier accidente por aplastamiento, y más en el ámbito laboral puesto que es “totalmente evitable” porque “en la siniestralidad laboral no existe la fatalidad”. El secretario de acción sindical, Fernando Fraile, ha explicado en declaraciones concedidas a este periódico que los accidentes de trabajo se puede evitar y “lo que hay que hacer es cumplir escrupulosamente la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y por eso exigimos a los empresarios una mayor implicación y compromiso con la seguridad y salud de los trabajadores porque son los últimos responsables en todo esto”.

Dicha investigación tendrá que esclarecer cómo fue el impacto y aplastamiento del operario fallecido y si cumplía con ciertas medidas y elementos de seguridad que pudieran haber podido salvarle la vida. Desde CCOO enumeran que algunos de los aspectos a tener en cuenta en estos tipos de trabajo con una carretilla elevadora son conocer el tipo de carga, el peso, una correcta señalización de la maquinaria y del entorno, o si tenía que llevar casco o guantes, entre otros elementos.

Lamentablemente, este accidente mortal no ha sido el único registrado en estas antiguas instalaciones de las Bodegas Protos ya que en el año 2007 otro trabajador perdió la vida y otro resultó herido grave tras la caída de un montacargas. Por todo ello, el enólogo de dichas bodegas J.C.G.S. fue condenado a una pena de dos años de cárcel por un delito de un homicidio imprudente y otro de lesiones por imprudencia grave, así como tuvo que indemnizar a los familiares de la víctima mortal y al herido.

Los accidentes laborales mortales registrados en lo que vamos de año en Castilla y León se han incrementado, respecto al mismo período del año pasado, en un 35%. Frente a las 39 víctimas mortales que se han registrado en este 2022, en 2021 se produjeron 29. A estas cifras hay que añadir los fallecidos in itinere, este año han sido 5 y el pasado fueron 7. Precisamente, agosto ha sido el mes más trágico del año con 5 fallecidos en accidentes laborales en nuestra Comunidad.

En concreto se han producido dos en Valladolid con la muerte del trabajador natural de San Pedro de Latarce, José María García de 55 años, al quedar sepultado por un deslizamiento de tierra en una obra en Arroyo de la Encomienda. Por otro lado, también hubo que lamentar la muerte de un trabajador de 42 años del Grupo Lince tras sufrir un ataque epiléptico mientras realizaba labores de limpieza en el edificio municipal de San Benito. El accidente de ayer en Peñafiel es el segundo siniestro con víctima mortal en el mes de septiembre ya que el pasado día 6 un camionero falleció en un accidente de tráfico en el municipio soriano de Navaleno.