Los vecinos del Paseo Zorrilla se recomponen tras el doble crimen machista: “Solo podemos pensar en la tristeza y desgracia de esta familia”

Los vecinos del Paseo Zorrilla aún siguen con el susto en el cuerpo después de lamentar los tristes y terribles asesinatos machistas de esta madre e hija. Paloma Pinedo, la mujer de 45 años asesinada este lunes junto a su hija de 8 a manos de su pareja sentimental, era una empresaria de productos cosméticos de la firma familiar Pinedo que cuenta con varias tiendas en Valladolid. La fallecida residía junto a la pequeña India en un quinto piso del Paseo Zorrilla, concretamente en el número 66, lugar donde desgraciadamente sucedió este doble crimen machista. Además, en dicho bloque situado en el centro de la ciudad residen varios familiares de la madre e hija asesinadas.

La mujer asesinada mantenía una relación amorosa desde hace poco tiempo con el hombre que ha terminado con su vida, David M., aunque al parecer no convivían juntos en el domicilio familiar del Paseo Zorrilla. Al varón le constaban denuncias por violencia de género de otra pareja anterior en el año 2017, un pasado del que se desconoce si Paloma sabía sobre ello. Asimismo, la Delegación del Gobierno en Castilla y León ha remarcado que no existían denuncias previas por violencia de género contra el presunto agresor por parte de Paloma.

David M., nacido en el año 1978 y natural de Tudela de Duero, fue denunciado en 2017 por su entonces pareja por vejaciones injustas de carácter leve por lo que la justicia estableció medidas de protección para el hijo de ambos de 4 años. El denunciado quedó absuelto ya que la presunta víctima no declaró contra él en el juicio, según informan fuentes jurídicas.

La empresaria de cosméticos era hija de una conocida familia vallisoletana por la marca de belleza que se distribuye en numerosas peluquerías de Valladolid, como la que se ubica justo en los soportales de la vivienda donde residían Paloma e India. La mujer de 45 años era conocida en el barrio ya que frecuentaba los negocios colindantes acompañada casi siempre de su hija como por ejemplo la panadería ‘Garnier’ donde según el gerente “solía venir a tomar café y a comprar alguna chuche para la peque”, comentaba aún sin creerse lo ocurrido hace 24 horas justo encima de su negocio.

“Era una chica muy querida y conocida, siempre tenía una sonrisa”, recuerdan otras vecinas del barrio quienes también han señalado que conocían de vista al presunto asesino “porque venía a buscarlas con el coche y a veces se tomaba un café”. La mayoría de los conocidos de las víctimas coinciden en que el hombre era serio pero que no tenía “aparentemente” actitud violenta y “nunca hemos visto ningún mal gesto hacia ella”. “El barrio entero está consternado por lo que ha pasado y solo podemos pensar en la tristeza y desgracia de esta familia”, cuenta otra de las vecinas de los bloques aledaños.

El terrible crimen machista se produjo en la madrugada de este lunes 23 de enero cuando a las 03.12 horas, la Sala de Emergencias 112 de Castilla y León recibió una llamada del cuñado del presunto asesino alertando que este le había confesado que “he matado a Paloma”. Rápidamente, los agentes de la Policía Nacional se personaron en la vivienda que había indicado el familiar del presunto autor del asesinato y que tras lograr acceder a la vivienda con la ayuda de los Bomberos se toparon con la dantesca escena de los dos cuerpos de madre e hija sin vida y con heridas por arma blanca.

En el mismo lugar del crimen se encontraba David M. quien también presentaba autolesiones que él mismo se habría provocado en el pecho y muñecas con arma blanca. Además, los efectivos policiales localizaron dos cuchillos con restos de sangre que aparentemente serían las armas con las que el varón de 44 años habría quitado la vida a ambas mujeres tras atestarles varias puñaladas. Los efectivos policiales detuvieron en ese momento al individuo que tuvo que ser trasladado al Clínico donde horas más tarde fue intervenido quirúrgicamente.

Ahora, el presunto asesino se recupera de sus autolesiones sin que su vida corra peligro en calidad de detenido y en las próximas horas, pasará a disposición judicial por el doble asesinato de Paloma e India. El hombre no se ha manifestado por los hechos acontecidos esta madrugada en la vivienda del Paseo Zorrilla 66 ya que según el Jefe Superior de la Policía Nacional en Castilla y León “el hombre no dijo nada en el momento de la detención”.