Diez meses de la «barbarie» por el crimen de Esther López: así avanzan las investigaciones del caso Traspinedo

A casi diez meses de la desaparición y muerte de Esther López de la Rosa, la investigación continúa abierta para esclarecer lo que ocurrió aquella madrugada del 13 de enero cuando se perdió la pista de la joven de Traspinedo. Diez meses de calvario para su familia que viven aún con el dolor y sufrimiento de haber perdido a su hija y hermana, y con un pueblo que ha visto como una de sus vecinas perdió la vida de la manera más cruel y desgarradora. Todas las sospechas apuntan a una única persona, Óscar S.M., el amigo de Esther y la última persona que la vio con vida después de una noche de fiesta.

En estos momentos, la jueza de Instrucción número 5 de Valladolid espera dos importantes informes para tratar de avanzar en el caso de Traspinedo y señalar -como en su día hizo con Ramón ‘El Manitas’ deteniéndole durante varios días-, al principal investigado. Precisamente, esta primera detención está haciendo que la magistrada Soledad Ortega sea más precavida a la hora de tomar medidas contra Óscar S. y es que a pesar de que existen diferentes indicios de su culpabilidad, hasta el momento, la jueza no ha mantenido ninguna medida cautelar contra el sospechoso. Una situación que ‘enciende’ enormemente a la familia de la víctima ya que consideran que existen desde hace ya varias semanas importantes pruebas contra éste y son numerosas las manifestaciones públicas que la hermana de Esther ha hecho contra Óscar.

Por todo ello, la jueza ha solicitado a la Guardia Civil un informe completo con un «relato consistente» de lo que realmente pasó aquella madrugada de mediados de enero en Traspinedo. En este sentido, la Guardia Civil necesita probar que el coche que aparece en un autolavado del Polígono Argales el día después de la desaparición de Esther se tratara realmente del de Óscar S. y para ello confían que las grabaciones de varias cámaras de seguridad de la calle Vázquez Menchaca de Valladolid logren descifrar esta importante incógnita que permitiría avanzar en la investigación.

En esta estación de servicio Gas Express, un coche de las mismas características que el que tiene Óscar, un Volkswagen T-Roc de color gris, aparece en las imágenes de las grabaciones, y precisamente, en ese tramo horario, esta localización del coche coincide con la ubicación que registra el teléfono del investigado, como viene reflejado en el informe elaborado por la UCO. Una investigación crucial en el caso y que sería de vital relevancia para la investigación porque Óscar habría estado lavando su turismo durante casi 20 minutos tratando de eliminar alguna pista que le señalara abiertamente, aunque el investigado siempre ha manifestado en sus comparecencias ante la Guardia Civil y la jueza que él nunca lavó su coche aquel día.

Por otro lado, también resulta trascendental conocer de qué tipo son los restos biológicos recogidos en la chaqueta que llevaba puesta y el maletero con el ADN de la víctima. Precisamente, porque los investigadores detectaron restos del ADN de la víctima primera en la boca del maletero, y posteriormente, en el interior del mismo, lo cual no concuerda demasiado con las versiones del sospechoso, al ser un vehículo casi nuevo y además, según sus declaraciones, la chaqueta de Esther nunca estuvo en el maletero. Sumado a esto, el propio investigado negó a la jueza que la víctima estuviera en contacto con el maletero.

Los últimos avances apuntan a que los tejidos localizados en el registro de la casa del principal sospechoso en Traspinedo tienen ciertas similitudes con las fibras de la chaqueta que llevaba puesta Esther el día que desapareció, algo que también descuadra tanto a los investigadores como a la propia jueza ya que Óscar sigue manteniendo que la joven nunca llegó a estar en su casa esa noche ya que la dejó en la carretera junto al restaurante La Mañana sobre las 03.00 horas de la mañana. También la baliza que instaló la Guardia Civil en el coche de Óscar habrían desmontado la coartada que el sospechoso presentó por escrito en los juzgados el día que se produjo el segundo borrado de la centralita de su coche y que le situarían en una calle de La Cistérniga minutos antes de coger su turismo para ir de compras por el centro de Valladolid.

Además, este martes 8 de noviembre, la familia de Esther ha vuelto a clamar justicia con un escrito al que ha tenido acceso este periódico para pedir que se esclarezca lo antes posible el caso. «Ahora que se cumplen diez meses de la desaparición y muerte de Esther queremos que todo el mundo sepa que vamos a seguir luchando por y para la justicia que ella merece, que no decaemos ni decaeremos porque Esther así lo querría y así lo haría ella en caso de ser uno de nosotros el que hubiera sufrido esta barbarie», señalan los familiares de la víctima.

También han aprovechado estas líneas para agradecer nuevamente el apoyo que «seguís dándonos tanto los vecinos de Traspinedo como el cariño y la fuerza que nos hacen llegar ciudadanos desde cualquier punto de España». También han anunciado que por respeto a los Traspindejos y sus Fiestas Patronales de San Martín que se celebrarán durante los días 11, 12 y 13 de noviembre en el municipio no se celebrará el acto mensual para reclamar ‘Justicia para Esther’ como se ha venido haciendo en la Plaza Mayor de Traspinedo cada mes desde marzo.