La familia López de la Rosa se mantiene fuerte para pedir justicia por la muerte de Esther: “Sea cuando sea y cueste lo que cueste”

Traspinedo no olvida a Esther López y sigue pidiendo justicia por la desaparición y muerte de la joven de 35 años. El municipio se volcó como cada día 12 desde hace 9 meses desde que se perdió la pista de la joven vecina y cuyo cadáver apareció en una cuneta de acceso a Traspinedo a principios de febrero. Este miércoles decenas de vecinos se reunieron alrededor de la Plaza Mayor bajo la pancarta de Esther López desde las 18.30 horas donde los familiares y amigos de la víctima pronunciaron una palabras en recuerdo de la fallecida.

El acto de homenaje estuvo presidido por la hermana de Esther, Inés López, que tras salir públicamente en televisión en las últimas semanas para clamar justicia y señalar abiertamente al principal sospechoso, Óscar S.M, ha querido también mostrar ante todos sus vecinos el dolor que le invade desde que su hermana desapareció. “Estoy de pie pero estoy rota por dentro, mi corazón dejó de latir el día que el suyo se detuvo. Mi mente y mis pensamientos no me dan descanso”, comenzó Inés López de la Rosa emocionada.

La hermana de Esther confesó los duros momentos que están viviendo sus padres y ella misma “sabiendo todo lo que sabemos y con el miedo de encontrarnos con el principal sospechoso de asesinar a mi hermana en cualquier momento por la calle”, haciendo alusión a Óscar, amigo de la familia y la última persona con la que estuvo Esther con vida. Hay que recordar que la familia de la víctima ha pedido reiteradamente a la jueza que instruye el caso su ingreso en prisión, o al menos, medidas cautelares contra él por la acumulación de indicios que le incriminan o estrechan su relación en el crimen.

Aún así, la familia de Esther confía que el caso se resuelva ya que “desde el primer momento hemos ido de la mano de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y hoy 9 meses después de aquella fatídica noche quiero hacer público el agradecimiento y la plena confianza en cada uno de los componentes de cada equipo de investigadores por su labor incesante e incansable para el esclarecimiento de la desaparición y muerte de Esther”, exponía Inés. Asimismo, tanto su hermana como sus padres quisieron agradecer las muestras de “apoyo incondicional” desde el principio ya que todo Traspinedo se volcó hasta el 5 de febrero en localizar con vida a Esther durante las macro-batidas realizadas por las inmediaciones del pueblo vallisoletano.

Precisamente, este apoyo que recibe la familia de Esther les llena por dentro para que “sigamos creyendo todos juntos en la justicia que lleva su tiempo, pero llegará”. Al mismo tiempo, Inés pidió a la sociedad que “no malgasten” su energía en entrar en disputas o debates con la gente que “por interés menosprecia el trabajo intachable e irrefutable de tantas y tantas personas que día tras día invierten su esfuerzo en realizar informes a los que no se puede poner ni un pero, por mucho que algunos quieran desacreditarlo”, indica.

Inés miró al cielo con lágrimas en los ojos para hablar con su hermana porque “ojalá allá donde estés sigas siendo tan feliz, sigas con tu sonrisa eterna y queriendo abrazar al mundo entero. Te quiero hermana, te quiero amiga”. Por último, reconocía que en “los peores momentos que llevamos pasando estos nueve meses, y en los que estamos a punto de caer no nos dejemos llevar y sigamos adelante”. La familia de Esther y Traspinedo luchará por la justicia para la joven “sea cuando sea y cueste lo que cueste”.

Con respecto a las últimas novedades del caso de Traspinedo, los investigadores han descubierto que el presunto autor de la desaparición y muerte de Esther manipuló y borró la centralita de su coche donde se registran todo tipo de averías e incidencias del vehículo. Lo hizo hasta en dos ocasiones, según ha podido conocer la Guardia Civil, una vez, días antes de hallar el cuerpo sin vida de la joven, y posteriormente, en fechas próximas a su declaración en abril ante la jueza de Instrucción número 5 de Valladolid que encabeza la investigación. Además también se ha concretado, que el móvil de Esther se situó muy cerca de la casa de Óscar S.M. por la señal de tres redes wifi a las 03.26 horas, y se pone en duda la versión del hombre en la que cuenta que “dejó a la joven sola en una carretera alrededor de las 03.00 horas”.