La otra cara del Real Valladolid 0-1 Cádiz: tensión con los ex blanquivioletas, debut de Malsa y las dudas de Asenjo bajo palos

El Real Valladolid volvió a ponerse a etiqueta de ‘equipo aspirina’. Si esta semana ya avisábamos de que el Cádiz visitaba Zorrilla siendo el único equipo que no había ganado en lo que llevamos de temporada, tampoco había marcado ni un solo gol siendo el equipo que menos dispara a puerta, pues todos los astros se pusieron una vez más en contra del Pucela. Si a esto se añade la visita de Sergio González que logró llevarse los 3 puntos del feudo pucelano, la jornada no pudo ser más pésima para los hombres de Pacheta.

Eso sí, a pesar de la derrota, el Real Valladolid no mereció ni mucho menos este resultado y solo la mala fortuna y los propios errores en las dos áreas condenaron a los pucelanos. Nadie podía obviar que el tropiezo frente al Cádiz fue duro por cómo se desarrolló el encuentro y la manera de encajar el gol. “Cuando hay una derrota siempre hay dolor. Son jugadas aisladas y evitables que están en nosotros para mejorarlas. Tenemos días para ello”, explicó Joaquín quien fue titular en la zaga junto a Javi Sánchez.

El central aseguró tras el partido que aprovecharán el parón por selecciones para trabajar y “levantarse”. En este sentido, confesó que el equipo tiene que “limpiar la cabeza y volver más fuerte”. Además, mostró su apoyo a Asenjo por el tanto recibido ya que el guardameta blanquivioleta volvió a ser protagonista en un nuevo gol. “Transmitirle toda nuestra confianza. Es un porterazo. Somos un equipo, nos arropamos todos y todos vamos de la mano. Todos tenemos que arrimar el hombro. Hay confianza máxima en nuestros porteros. Nos dan mucho más de lo que nos quitan”, concluyó el central.

Y es que si hablamos de la actuación de Sergio Asenjo que, por cierto, durante los 90 minutos reglamentarios fue un espectador más, el inicio de temporada del canterano no está siendo el esperado. Y es que sus dos fallos ante Sevilla y ayer contra el Cádiz han privado a su equipo de sumar puntos. De hecho, algunos aficionados ya han mostrado su descontento por las actuaciones del portero palentino y más de uno está pidiendo a Pacheta que le siente para el próximo partido.

Y si el enfado con Asenjo fue considerado por su mala salida en el gol de Negredo, el presidente Ronaldo Nazário también fue el centro de la diana de la afición. El brasileño publicó a escasos minutos de la derrota un mensaje de apoyo al madridista Vinicius Junior por sus polémicas celebraciones, algo que no sentó nada bien en la hinchada blanquivioleta quienes recriminaron al máximo mandatario del Real Valladolid el estar más pendiente de otros asuntos que de su propio equipo.

En otro orden de asuntos, el Pucela sumó otro jugador más este curso con el debut de Mickael Malsa. El centrocampista jugó sus primeros minutos con la blanquivioleta, aunque lo hizo en un duelo en el que el equipo no encontró el premio que buscó desde el inicio. Entró en el minuto 82 y se une a la lista de jugadores que se han estrenado esta campaña, en la que están Sergio Escudero, Narváez y Kenedy.

El partido también dejó a varios miembros de la plantilla del Cádiz como protagonistas del encuentro. En especial, un nombre sobresalía por encima del resto, el del entrenador Sergio González quien recibió una pitada por parte de su ex afición la cual no guarda un grato recuerdo de su paso por Zorrilla. Pitos, y algún que otro insulto, también se llevaron Rubén Alcaraz, Fede San Emeterio e Iván Alejo que visitaban por primera vez Valladolid con la camiseta rival, y que además, provocaron algún que otro rifirrafe durante el encuentro con sus ex compañeros.

La primera plantilla del Real Valladolid trabajó este sábado, solo unas horas después de la derrota ante el Cádiz, para limpiar la cabeza y canalizar la energía hacia el próximo duelo. Levantarse y seguir en una sesión en la que los titulares ante los gaditanos realizaron ejercicios de recuperación y el resto de futbolistas se desempeñaron con intensidad sobre el verde de los Anexos en rutinas de centro y remate, y de partidos en espacio reducido. Por su parte, Luis Pérez continuó con su trabajo individualizado en la recuperación de su lesión.

Ahora el equipo dispondrá de dos días de descanso y volverá al trabajo grupal el martes, en sesión vespertina, para afrontar una semana en la que no habrá competición por la disputa de partidos de selecciones, pero en la que sí se jugará, contra Osasuna el jueves en Burgos. En este duelo amistoso Pacheta buscará que el equipo siga cogiendo ritmo de competición y en especial los últimos en llegar, es decir, los Malsa, Kenedy o Narváez.