La familia del presunto autor del doble crimen machista del Paseo Zorrilla pide “perdón por los actos de David”

La familia del presunto asesino del doble crimen machista de Paloma e India ha condenado “rotundamente” los hechos que ocasionaron las trágicas muertes de la madre e hija de 45 y 8 años de edad. “Nuestro más sentido pésame uniéndonos al inmenso dolor de los familiares de las víctimas”, rezan en un comunicado difundido este martes 24 de enero, más de 24 horas después de los atroces asesinatos por violencia de género en el número 66 del Paseo Zorrilla en Valladolid.

Los familiares de David Maroto, el presunto autor de las muertes a puñaladas de las dos mujeres, piden “humildemente perdón por los actos de David y nos ponemos a su entera disposición para aquello que pudieran necesitar”, dirigiéndose a la familia de Paloma Pinedo e India. “Con este comunicado queda reflejado el sentir de la familia”, han señalado. Este periódico ha intentado ponerse en contacto con los familiares afectados y estos han declinado atendernos remitiéndose “solamente al comunicado” emitido a los medios de comunicación.

David M.L., de 44 años es natural de Tudela de Duero, y gran parte de su familia reside en dicha localidad vallisoletana, en la que sus vecinos se han quedado en shock tras conocer la trágica y desgarradora noticia a manos de un asesino machista conocido entre los tudelanos. Muchos vecinos y conocidos de la familia Maroto Lentijo han mostrado su apoyo también a los familiares del presunto autor del doble crimen ya que aseguran que “vosotros no tenéis la culpa de los hechos ocurridos”.

Cabe recordar que el supuesto asesino confesó el crimen de Paloma a su cuñado -marido de su hermana-, a través de una llamada telefónica a las 03.12 horas de este lunes. David pretendía hablar con su hermana, y acabó hablando con su cuñado cuando le dijo “he matado a Paloma”, explicaron desde la Delegación del Gobierno. Tras la llamada del autor confeso, el cuñado de éste alertó inmediatamente al Servicio de Emergencias 112 para indicar que David le había confesado que había matado a su novia y el alertante indicó el domicilio del Paseo Zorrilla 66, donde momentos después se descubrieron los crímenes.

David M.L. se encuentra ingresado en el Clínico de Valladolid donde se recupera de sus autolesiones con un cuchillo después de cometer los crímenes tras intentar suicidarse. Sin éxito, el hombre fue descubierto por los agentes de la Policía Nacional en la vivienda junto al cadáver de su pareja Paloma e inmediatamente fue detenido y trasladado al centro hospitalario sin que en ningún momento pronunciara palabras por los salvajes hechos acontecidos.