El alcalde de Traspinedo muestra su preocupación por Esther: “El pueblo está triste y la familia hundida. No vemos salida”

“No tenemos novedades”, así ha concluido la segunda batida organizada en la localidad vallisoletana de Traspinedo para localizar a Esther, la joven de 35 años desaparecida hace más de una semana. El alcalde de Traspinedo, Francisco Javier Fernández, ha explicado en declaraciones a Valladolid Plural que la batida de ayer ha tenido “una gran participación aunque no se ha conseguido ningún resultado”.

La Guardia Civil se ha sumado a las batidas convocadas por el Ayuntamiento de Traspinedo con un amplio operativo que ha contado con un helicóptero sobrevolando la zona acotada en la que se le perdió la pista y perros rastreando el perímetro. Junto a la Benemérita han participado efectivos de Protección Civil y voluntarios de Cruz Roja. Un total 300 personas se ha volcado en buscar a Esther y se han dividido en 6 grupos para repartir la zona en seis áreas con el objetivo de revisar todos los rincones. “Se agradece que la gente participe en las batidas y la idea es seguir organizando más hasta que se descarte esta zona en su búsqueda”, nos explica el regidor. Este viernes no se organiza ninguna batida ya que puede ser “un día de impás” y se retomarán a partir del sábado.

Fuente: SOS Desaparecido

Esther ya lleva en paradero desconocido desde hace nueve días y “el pueblo está triste, desolado al igual que la familia que en estos momentos se encuentra hundida porque son muchos días sin una llamada y la Guardia Civil no da información de la investigación”, asegura Fernández. “No vemos salida al tema porque sabemos que Esther es muy cariñosa y familiar, siempre avisa si se va a algún sitio y el móvil también siempre lo tiene operativo”, nos relata el alcalde del municipio vallisoletano. La Guardia Civil ha elevado el riesgo en este caso de bajo a alto porque consideran que esta desaparición no ha sido voluntaria.

Según las informaciones oficiales, Esther desapareció el miércoles 12 de enero por la noche “después de estar tomando algo en un bar de Traspinedo y viendo el partido de fútbol con los amigos”. Posteriormente, “se fue con un amigo que la deja sola en la zona”, cuenta. “No sabemos mucho más, después de estar en el bar, Esther ya no vuelve a casa”, concluye Francisco Javier.

La alerta de desaparición de Esther López de la Rosa continúa activa y varias imágenes han sido difundidas en redes sociales con una descripción exacta de su ropa el día que desapareció. Esther vestía pantalones vaqueros negros, cazadora de lana – borreguito y botas negras. Además, la joven tiene el pelo largo y liso con tono castaño, mide 1,65 metros y pesa 70 kilos.