VÍDEO | Rueda pisa y degusta su uva entre humor y brindis por la mejor vendimia

Resulta inevitable pensar en un buen vino blanco al pisar la villa de Rueda. Como muestra de orgullo de su producto estrella, la localidad vallisoletana ha celebrado este domingo el día grande de su Fiesta de la Vendimia marinado con el humor más cercano del cómico Leo Harlem, y el aroma de los mejores caldos. Rueda esperaba con ansia esta cita vitivinícola tan tradicional y prestigiosa de la provincia de Valladolid y de Castilla y León, siendo su fiesta declarada de Interés Turístico Regional.

La jornada arrancó con la misa cantada en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción para dar paso a la recepción de autoridades con un animado pasacalles que recorrió el centro del municipio hasta llegar al epicentro de la Fiesta donde miles de caleros y visitantes esperaban en la Plaza Mayor el comienzo del pregón y el tradicional Pisado de Uva de la XXXII Fiesta de la Vendimia de Rueda. Todo el municipio estaba engalanado para la ocasión y las distintas carpas de las bodegas de la zona descorchaban las primeras botellas de vino para empezar a paladear los mejores sabores de su uva.

El gran protagonista de la mañana, sin duda alguna, fue el humorista Leo Harlem que se marcó un espectacular monólogo que hizo reír a todo el público con su tradicional humor y chascarrillos sobre Rueda, sus vecinos, y por supuesto, sobre la ahora moderna vendimia. El cómico con raíces vallisoletanas atendió a Valladolid Plural antes del comienzo de su pregón y reconoció que es “un orgullo estar aquí presente es esta fiesta de la vendimia. Quiero que la gente disfrute mucho en esta población que es 99% vino”.

Leo Harlem admitió ser un buen amante del vino de Rueda y destacó que sobre todo sus blancos son “excepcionales”. “Si pides un Rueda, es una referencia. Todo el mundo los conoce, y en especial, los que nos hemos criado en esta provincia”. El humorista vallisoletano también quiso ensalzar la labor vitivinícola en el mundo rural, y en este caso en Rueda, con la que demuestran que “tienen recursos y se puede vivir en los pueblos”. La voz de la XXXII Fiesta de la Vendimia de Rueda empatizó rápidamente con los asistentes dejando chistes simpáticos sobre cómo la vendimia ha ido evolucionando con mayores facilidades en las labores del campo y en los viñedos, al igual que no se pudo resistir a probar los grandes vinos porque “alguno caerá fijo”.

El cómico Leo Harlem, el Bodeguero de Honor, José Fernando Pérez y la alcaldesa de Rueda, Dolores Mayo | Valladolid Plural

El acto central de la Fiesta de la Vendimia también tenía otro embajador con la figura del Bodeguero de Honor a cargo de José Fernando Pérez de la bodega J. Fernando Family Wines. El bodeguero hizo una especial mención a las buenas tierras de vino blanco que rodean a la localidad vallisoletana que ha llegado a tener unos referentes vinos en todo el país y ha conseguido que su nombre se conozca en cada rincón de España e incluso del extranjero. José Fernando remarcó su pasión vitivinícola ya que “desde el primer momento nos encantó estas tierras por su clima para hacer un vino prestigioso”.

Por su parte, la alcaldesa de Rueda, Dolores Mayo, alabó que la Fiesta de la Vendimia es una “fiesta dedicada a nuestro producto estrella, el vino. Vino que nace de nuestro viñedo gracias a nuestros viticultores y agricultores. Uva que cultivan y veneran durante todo el año para poder llevar a las bodegas y posteriormente hacer nuestro vino gracias a nuestros bodegueros. Vino que en breve vamos a degustar en esta fiesta y seguro que es del agrado de todos”. La regidora y la corporación municipal estuvieron arropados por la subdelegada del Gobierno en Valladolid, Alicia Villar, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, así como por diputados provinciales y alcaldes de la provincia.

Tras el pregón, el foco se trasladó hasta la Pisada de la Uva donde los mas jóvenes ataviados con trajes de vendimiadores conocían de primera mano las raíces de sus antepasados y de su pueblo. Las cestas de uvas comenzaban a llenar el lagar donde tres niñas serían las encargadas de pisarlas para realizar el primer mosto de la temporada que fue degustado por los miles de asistentes que se congregaron alrededor de la Plaza Mayor de Rueda. Entre jota y jota, las jarras y las copas se llenaban tanto de mosto como de vino blanco para brindar en la Feria del Vino, donde una decena de bodegas que exhibían sus mejores caldos de la temporada.

Además, la jornada dominical se completaba con la XIX Feria de Artesanía, una paellada popular y con actuaciones de batucada, danza y música. Porque Rueda siente con orgullo su pasión por el vino, y este domingo, la tradición ha quedado palpada, con una vendimia excelente y de gran calidad para que los caldos más propios sigan cosechando éxitos allá donde se prueben.