Vandalizan el Monumento al Cofrade de Valladolid con pintadas e insultos

El Monumento al Cofrade de Valladolid ha sufrido esta noche pintadas con insultos en un nuevo acto de vandalismo. La escultura ha aparecido con las palabras “pederasta” y “zorrita” escritos en el dorso del cofrade y en la frente de la escultura de la niña. Por el momento, se desconoce al autor o autores de estas pintadas insultantes que dañan la conocida estatua que preside la Plaza de Portugalete y representa a la tradición de la Semana Santa vallisoletana.

La Policía Municipal de Valladolid ya ha dado parte del incidente al Servicio de Limpieza en la mañana de este viernes 9 de diciembre para proceder a eliminar las pintadas de la estatua. Los agentes no han identificado a ninguna persona como responsable de este acto vandálico y tampoco se han encontrado testigos que hayan presenciado lo ocurrido.

El monumento, es obra del escultor madrileño Óscar Alvariño y fue inaugurado el 30 de julio de 2020. La escultura representa a un cofrade adulto con túnica y capirote, junto a una niña, también cofrade, mientras ella prende la llama del hachón que porta su compañero. En 2019, el artista fue el ganador del concurso público, convocado por el Ayuntamiento de Valladolid para materializar públicamente el reconocimiento de la ciudad a la celebración de la Semana Santa.

Se trata de una estatua de bronce a tamaño casi natural, que destaca precisamente por su realismo y sutileza a la hora de representar una escena habitual en las procesiones vallisoletanas de la Semana Santa, y que pone en valor también las diferentes generaciones de cofrades desde los más pequeños hasta personas mayores.

Precisamente hace unas semanas, a principios de noviembre, otra de las insignias de la ciudad del Pisuerga como es el letrero del nombre de Valladolid en la Plaza Zorrilla sufrió un destrozo después de que arrancasen la letra “i”, aunque rápidamente fue restaurada por los trabajadores municipales. También nada más inaugurar el pasado jueves 24 de noviembre el alumbrado navideño de Valladolid, las coronas de los Reyes Magos instaladas en la inmediaciones de la Catedral también sufrieron pintadas y grafitis.