Una nueva zona multi juegos y mayor espacio peatonal mejoran el aspecto de uno de los barrios más históricos de Valladolid

A 271.000 euros asciende la inversión que ha realizado el Ayuntamiento de Valladolid en el Barrio de España fundamentalmente para crear nuevas zonas de esparcimiento y mejorar la accesibilidad. El alcalde de Valladolid, Oscar Puente, junto con el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez; la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, han comprobado las obras de reurbanización de calle Roncal y la pista lúdico deportiva en la calle Conde de Arteche. Durante la visita han estado acompañados por representantes de la Asociación Vecinal “Unión Esgueva” del Barrio España.

En el mes de mayo del año pasado comenzaron las obras de la nueva plaza para uso lúdico-deportivo en la calle Conde Arteche, junto a la zona verde, donde existía una vieja pista muy degradada y sin uso. Esta intervención es fruto de la iniciativa vecinal, a través de los Presupuestos Participativos. Si bien la actuación principal se desarrolló mayoritariamente durante los meses de mayo y junio, se sufrió una paralización fruto de los problemas de suministro de ciertos materiales y equipamientos que han sido tan frecuentes durante este pasado año, a lo que se sumó la imposibilidad de acometer los trabajos de pintura durante el otoño tan lluvioso que se ha sufrido, con lo que la finalización no se ha producido hasta el mes de diciembre.

La pieza principal de la intervención ha consistido en la construcción de una nueva plataforma de hormigón fratasado mecánicamente, de aproximadamente 560 metros cuadrados, sobre la que se ha trazado, a base de pinturas multicapa de resinas sintéticas, una serie de juegos, pistas y áreas dedicadas a distintos deportes, que permiten distintos juegos y actividades, todo ello atractivamente coloreado, y dirigido básicamente a la población infantil.

Como complemento, se han tratado y pintado los muros perimetrales, complementando dichos juegos con portería de futbol sala, diana, canasta de baloncesto, etc. Destaca especialmente un rocódromo de iniciación, formado por 118 presas de distintos tipos y altura máxima de 2 metros, con base de caucho para amortiguación de caídas. En el lateral abierto hacia la zona verde se ha instalado una mesa de ping pong y se ha construido un banco-grada de hormigón visto y madera.

La obra se ha completado con una red de pluviales mediante caz y sumideros conectada a la red de saneamiento, una ampliación de la red de alumbrado con dos báculos y cuatro proyectores, y el acondicionamiento de la acera lateral y del frente de la zona verde. Asimismo, se ha previsto una canalización eléctrica para una toma de energía para posibilitar la instalación de escenarios u otras instalaciones.

Por otro lado, también se han ejecutado las obras de Reurbanización parcial de la calle Roncal entre las calles Rioja y Serranía de Ronda, cuya zona estancial y arbolada se encontraba en muy mal estado por efecto del empuje de las raíces de los árboles. En primer lugar, se ha aprovechado para reducir la anchura de la calzada, infrautilizada, con doble carril en el mismo sentido lo que permitía una circulación a velocidad excesiva, reduciéndose a un solo carril, más que suficiente, manteniendo todas las plazas de aparcamiento en línea, con las habituales orejas en los pasos de peatones permitiendo un recorrido más corto y seguro, y reubicando alguno de ellos, así como nueva distribución más racional de los contenedores de basura.

Si bien en la acera de los números pares existían 4 plátanos en muy mal estado que se optó por sustituir, construyéndose un nuevo parterre para albergar los nuevos árboles, el problema principal se concentraba en el lado impar, con 36 olmos de gran porte que se habían desarrollado en alcorques demasiado pequeños con lo que levantaban completamente el pavimento perimetral haciéndolo intransitable.

En la propuesta inicial se intentó mantener dicho arbolado construyendo unos nuevos parterres corridos de más de 4 metros de anchura con un paseo terrizo entre ellos con lo que se dejaba una banda de más de 11 metros de ancho para el desarrollo de dichas raíces. El problema se percibió al desmontar los bordillos de los viejos alcorques, viéndose que el grueso del cepellón se había adaptado a su forma en vez de profundizar con lo que realmente estaban sujetados por el pavimento, quedando aparentemente inestables al ser éste eliminado.

Las sospechas se confirmaron a los pocos días, cuando una ráfaga de viento de mediana intensidad derribó un ejemplar y permitió observar el peligroso movimiento de otros muchos. Evaluado por los técnicos del Servicio de Parques y Jardines, decidieron la tala inmediata de todos los olmos por razones de seguridad, previéndose la plantación de nuevo arbolado en los parterres construidos.

Adicionalmente se completó la pavimentación del lateral comprendido entre parterres y fachada, se eliminaron restos de antiguos juegos infantiles, se reubicó la fuente con nuevas acometidas y se recuperó y recolocó la mayor parte de los bancos de listones existentes. En cuanto a las redes, se ha resituado adecuadamente todo el alumbrado, desmontando los puntos de luz, construyendo nuevas canalizaciones y cimentaciones, sustituyendo todo el cableado y recolocando las farolas. Se han construido asimismo nuevos sumideros para recogida de pluviales y se ha dotado de una nueva red de riego a las zonas verdes.

Durante este pasado otoño, con la climatología más propicia, el servicio de Parques y Jardines ha procedido a completar la red de riego y realizar las plantaciones. El nuevo arbolado, con mayor marco de plantación para permitir el futuro desarrollo en gran porte, se compone de caleuterias, abedules, arces y un cedro, completándose con césped para cubrir los nuevos parterres.