Un delicioso helado artesano con sabor a Alimentos de Valladolid

La pastelería ‘Xokoreto’, ha presentado en el Q-BO una colección de helados artesanos con sabores innovadores, elaborados con materias primas de cercanía y de productores pertenecientes a la marca Alimentos de Valladolid. Desde el año pasado, la pastelería, ubicada en el medio rural, concretamente situada en plena Reserva Natural Riberas de Castronuño-Vega de Duero añadió el helado a su carta, con más de 30 sabores diferentes, elaborando desde los más tradicionales, como el de pistacho Pistacyl o el de nata-nuez caramelizada de Clauval, a sabores innovadores como el helado de vino Elías Mora y frambuesa, el de lavanda de Tiedra de Lavanda, el de queso mantecoso Cañarejal y Miel 79, el de AOVE Eman Vara Gourmet o el de vino Dorado y maracuyá.

Algunos de ellos ya fueron presentados en Madrid Fusión y este año han ampliado su oferta con nuevos sabores y con granizados de frutas naturales, que elaboran también en su propio obrador. “Los sabores están asociados a momentos y a lugares y evocan recuerdos que quedan marcados en el paladar de tu mente”, nos cuenta José Ignacio Colinas, propietario de ‘Xokoreto’.

En el acto de presentación de estos nuevos helados, el presidente de la Diputación, Conrado Íscar, ha destacado que “desde la Diputación de Valladolid vamos a seguir apoyando y visibilizando el trabajo de nuestros productores, en cualquiera de los ámbitos que tienen que ver con la agroalimentación, también el de la repostería y confitería, con su variante de helados artesanos como los que realiza José Ignacio en ‘Xokoreto’, con el valor añadido de seguir buscando colaboraciones con otros productores”.

En este sentido, ha querido poner en valor el trabajo de José Ignacio Colinas, “todo un ejemplo de emprendimiento de calidad en el mundo rural, siempre dispuesto a buscar nuevos ámbitos de expresión de su trabajo artesanal, ya sea con turrones en Navidad o con helados en verano, y siempre colaborando con los productores de nuestra provincia, siendo un perfecto exponente de lo que queremos conseguir con la marca Alimentos de Valladolid. Una marca territorio que prioriza la ayuda a la comercialización, pero que también debe ser espacio de encuentro entre diferentes productores para el desarrollo de nuevas iniciativas que satisfagan las exigencias del consumidor final”.

Por su parte, José Ignacio considera que “las sinergias agroalimentarias tienen que surgir y más si son en el medio rural. Alimentos de Valladolid es una herramienta que nos brinda la oportunidad de estar ligados al territorio y de conocernos entre las empresas del sector, estando unidos llegas a más personas”.