Preocupación en Castilla y León por el incremento “notable” de fallecidos en accidentes de tráfico: 136 muertos, 40 más que en 2019

En 2022 se produjeron 121 siniestros mortales en las carreteras de Castilla y León en los que fallecieron 136 personas y otras 53 resultaron heridas de gravedad. Son 38 siniestros, 40 fallecidos y 30 heridos graves más que en 2019, año de referencia previo a la pandemia, lo que representa un incremento del 46% del número de accidentes, del 42% de fallecidos y del 130% de personas hospitalizadas. En España, los fallecidos en carretera se incrementaron un 4% el año pasado respecto a 2019.

Las cifras las ha dado a conocer hoy la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, durante la presentación del balance provisional de siniestralidad vial 2022 en la comunidad. A la vista de los datos, la delegada se ha mostrado “preocupada” por el incremento de los accidentes y de la mortalidad en las carreteras y ha asumido que “2022 ha sido un año negro para Castilla y León en materia vial”. “Las estadísticas nos siguen mostrando demasiados muertos y demasiados heridos en carretera. Mucho sufrimiento que podría evitarse”, ha considerado.

Por ello, ha emplazado a todos los agentes implicados en seguridad vial, pero también a la sociedad, a “seguir trabajando” para “acabar con esta lacra que son los siniestros de tráfico”. “Los datos nos demuestran que no se puede bajar la guardia, que es necesario mantener el debate sobre seguridad vial activo, sensibilizar más y mejor la ciudadanía y, también, seguir adoptando medidas que ayudan a poner freno a esta situación”, ha indicado Barcones. En este sentido, y siguiendo las instrucciones del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la presentación del balance en España, Barcones ha asumido que “toca analizar las cifras y seguir trabajando para atajar las causas, reducir los fallecimientos y contribuir también a concienciar a la ciudadanía sobre el drama de los siniestros viales y sus consecuencias”.

Acompañada por la subdelegada del Gobierno en Valladolid, Alicia Villar, la coordinadora autonómica de la DGT, Inmaculada Matías, y por el teniente coronel jefe del sector de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC) de Castilla y León, Francisco Iturralde, la delegada ha desgranado los datos de 2022, “el primer año de normalidad”, ha enfatizado, recordando que los dos años pasados la movilidad se vio afectada por la crisis sanitaria. Precisamente por eso, ha explicado, el año que se toma como referencia para analizar los datos estadísticos de forma comparativa es 2019. Además, ha añadido, “2019 es el año de referencia de la Estrategia de Seguridad Vial 2030”.

La siniestralidad en las carreteras “nunca es buena pero este año lo cierto es que los datos son altos”, ha sintetizado Barcones. “Ha habido 136 fallecidos, 40 más que en 2019, pero también -y no menos importante- muchos más heridos graves, 30 más. De los 365 días del año, en 120 se han registrado accidentes mortales en las carreteras de la comunidad. Y no ha sido además un problema aislado, todas las provincias, salvo León, han registrado un incremento notable de las cifras”, ha añadido.
En concreto, por provincias, aumentan las personas fallecidas en Burgos más de 13, en Ávila 8, Segovia más 8, Soria más 8, Zamora más 6, Valladolid más 4, Salamanca más 2 y Palencia más 2. La provincia de León disminuye en 11 fallecidos respecto del año prepandemia. En Valladolid, en 2019 se contabilizaron 14 siniestros con 14 víctimas mortales, y en el año 2022 16 accidentes y 18 muertos en las carreteras de la provincia.

Por tipo de vía, las carreteras convencionales siguen siendo las que más fallecidos registran. “De cada cuatro fallecidos, tres son en carretera convencional y uno en autopista y autovía”, ha concretado la representante del Gobierno en Castilla y León en base a los datos arrojados por la DGT. En concreto, en 2022 fallecieron 106 personas en accidentes de tráfico en vías convencionales el 78%) y 30 en autopista y autovía un 22%. Respecto a 2019, aumentan tanto los fallecidos en autopista y autovía más el 76%) como en carretera convencional más 34%.

Además, la representante del Gobierno en Castilla y León ha hecho balance también de la Operación Especial Navidad 2022-2023, que se puso en marcha a las 15.00 horas del viernes, 23 de diciembre de 2022, y terminó a las 24.00 horas del pasado domingo, 8 de enero. Se han registrado en la comunidad más de 1,9 millones de desplazamientos reales, con el balance de cinco siniestros mortales con cinco personas fallecidas, tres heridos hospitalizados y un herido no hospitalizado.

Los siniestros se han registrado en las provincias de Burgos, Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora. Uno de los fallecidos era usuario vulnerable en motocicleta.
De los cinco siniestros mortales registrados estas Navidades, cuatro han sido en carreteras convencionales y uno en autovía o autopista. Respecto de la Navidad del año anterior, los datos suponen un incremento notable, ya que en 2019-2020 hubo un fallecido, en la provincia de León.