Los autobuses eléctricos articulados supondrán una “revolución” en materia de movilidad para Valladolid

El alcalde, Óscar Puente, junto con el concejal de Movilidad, Luis Vélez, y el gerente de AUVASA, Álvaro Fernández, han visitado este lunes la factoría de Irizar donde se fabricarán los autobuses eléctricos articulados para Valladolid. El objetivo de esta visita a la planta del grupo empresarial referencia en producción de autobuses y autocares es comprobar que los once vehículos que llegarán a Valladolid a finales de año se fabriquen con los requisitos establecidos en el contrato.

“Van a suponer una auténtica revolución en materia de movilidad y el uso del transporte público en Valladolid porque estamos hablando de vehículos de la ultimísima tecnología, cien por cien eléctricos, con un diseño muy vanguardista y con todas las comodidades. Marcará un antes y un después porque a las características de la utilización del transporte público, como la sostenibilidad y la eficacia, se suma un nuevo atractivo: subirse a un medio que te seduce por la experiencia de viajar en un vehículo de estas características”. Esta es la sensación que trasladó el alcalde, Óscar Puente, tras visitar la fábrica del País Vasco.

El Consejo de Administración de AUVASA en su sesión de 6 de octubre de 2021 aprobó el acuerdo marco para la adquisición de hasta 30 autobuses urbanos eléctricos de 18 metros en el periodo de 2021 a 2024, en cuyo ámbito de actuación se ha realizado un primer pedido de 11 unidades. La adjudicación recayó en la empresa Irizar, ubicada en Guipúzcoa, hasta donde se han desplazado los el alcalde y el concejal de Movilidad para dar el visto bueno al inicio de la producción de los once autobuses que a finales de año se incorporarán a la flota de AUVASA para prestar servicio en la línea 1, la de mayor demanda de viajeros.

Durante la visita de hoy, los miembros del Ayuntamiento junto con Álvaro Fernández, gerente de AUVASA, han tenido la oportunidad de reunirse con los máximos representantes de Irizar para comprobar de primera mano que la producción de los autobuses, que se iniciará en los próximos días, se adapta a los requerimientos establecidos en el procedimiento de contratación.

Los nuevos vehículos con un acabado ie tram con estética tranviaria, están propulsados por motores eléctricos para cuya carga se están adecuando las cocheras de AUVASA en la calle Bronce, del polígono de Argales, dotándolas de un sistema de carga nocturna que permita disponer de una autonomía suficiente para prestar servicio durante toda la jornada.

Los vehículos cuentan con baterías eléctricas de última generación, con una capacidad de 630 kWh de energía embarcada y doble sistema de carga, pantógrafo invertido y carga por enchufe inteligente en cocheras, fabricados por Jema Energy, empresa del Grupo Irizar. El sistema de carga mediante pantógrafo invertido permite que cuando el autobús llega a las cocheras, se establezca una comunicación entre el autobús y el cargador, de modo que el pantógrafo se sitúe sobre el vehículo y la carga se realice de forma automática.

Se trata, por tanto, de los primeros autobuses eléctricos con carga nocturna que circularán en nuestra ciudad, y forman parte del ambicioso programa de renovación de la flota que, con estas incorporaciones previstas, reducirá su edad media general hasta los 9 años, mientras que la edad media de los autobuses asignados a líneas ordinarias se situará por debajo de 5 años.

Los nuevos autobuses tendrán una capacidad para transportar hasta 105 pasajeros y disponen de cuatro puertas, lo que permite un acceso y tránsito fluido, contribuyendo a mejorar la velocidad comercial de la línea. Cuentan, además, con sistemas tecnológicos que incrementan la visibilidad delantera, lateral y trasera, mediante la sustitución de los tradicionales espejos retrovisores por cámaras y los sistemas avanzados de ayuda a la conducción (ADAS), mejorando la protección de peatones y ciclistas y la maniobrabilidad del vehículo.

El nuevo modelo Irizar ie tram cero emisiones, más adaptado a la nueva imagen de la compañía, contribuye a la mejora del entorno medioambiental, al tratarse de un vehículo cero emisiones y con reducidos niveles de ruido que además garantiza un óptimo coste de explotación y de autonomía.