La Corona de San Pedro, el bocado más dulce del patrón de Valladolid

Con motivo de la festividad de San Pedro Regalado, un año más, los establecimientos integrados en la Asociación Provincial de Empresarios de Confitería de Valladolid, pondrán a la venta la Corona de San Pedro. Se trata de un dulce cuyos ingredientes principales son un roscón de bollería hojaldrada, salpicado con almendras fileteadas, relleno con cabello de ángel y pasta de almendra.

Tal y como cuenta el presidente de los confiteros de Valladolid, Rafael Mesonero, a este periódico, la corona de San Pedro es “un postre que gusta mucho, muy tradicional y típico para el día del patrón de la ciudad”. “Digamos que es como un roscón de Reyes, con la misma formulación pero quitándole la fruta escarchada y añadiéndole cabello de ángel y almendra por encima”, nos detalla Mesonero.

El origen de este postre vallisoletano “único” de estas fechas tiene su origen en 1984 y ya se ha “consolidado en la ciudad”. La asociación organizó un certamen para crear este postre del que resultó ganador el repostero vallisoletano Enrique Cubero que en ese momento presidía la asociación. A través de estos casi 40 años la corona permanece como el dulce oficial para celebrar la festividad de nuestro patrón.

La Corona de San Pedro, podrán encontrarla en las casi una veintena de confiterías asociadas del 10 al 15 de Mayo y con diferentes variaciones en el relleno. Habrá para todos los gustos, desde nata, crema o chocolate y en diferentes formatos, resultado de la creatividad de cada uno de los obradores que hacen con la misma esencia diferentes interpretaciones de este dulce.

Además, hay de varios tamaños, desde pequeño a grande. El “más habitual” es el postre mediano para unas cuatro o seis raciones y tiene un coste en torno a 7€.