El único perro de España especializado en la búsqueda de seres humanos bajo el agua trata de localizar al piloto del ultraligero

El dispositivo de búsqueda del piloto desaparecido del avión ultraligero estrellado en Villamarciel se ha reanudado en la mañana de este miércoles 21 de diciembre con medios aéreos, terrestres y acuáticos. El río Duero es el punto clave del que parte la búsqueda de Guillermo Álvarez, concejal y teniente alcalde de Geria, el cual no ha sido localizado desde que la avioneta, en la que viajaba junto a su compañera Beatriz Cantos, apareció sumergida en una pesquera. El cuerpo de la mujer sí que fue recuperado este pasado lunes en el interior de la aeronave, pero cuando el vehículo aéreo fue reflotado, el cadáver del otro piloto no se encontraba.

Los trabajos del operativo se centran en localizar alguna pista del paradero de Guillermo y en sacar del agua hasta la orilla el ultraligero en el que viajaban estos dos vallisoletanos y que sufrieron un accidente aéreo el pasado sábado durante un vuelo de ocio que partió del aeródromo de Matilla de los Caños. Desde esta mañana, participan en la búsqueda de manera coordinada dos helicópteros, el de la Guardia Civil que busca desde Villamarciel hasta Castronuño, y el del servicio de Medio Ambiente de la Junta que busca aguas abajo desde Castronuño.

Como principal novedad, a las labores de búsqueda, la Guardia Civil ha incorporado dos perros del Servicio cinológico de localización de restos cadavéricos en medios acuáticos y que según ha explicado la Delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, uno de estos canes es el único en España especializado en localizar seres humanos bajo el agua. Su incorporación al dispositivo puede ser determinante ya que las condiciones del agua en los últimos días están complicando los trabajos a los efectivos de los GEAS.

Se encuentra también presentes en la zona el personal de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC), el cual lleva en estos momentos la investigación para esclarecer las causas de esta tragedia aérea en la provincia de Valladolid. Este sentido, Barcones ha explicado que el ultraligero apareció a tres metros de profundidad con un cable enganchado que unía las dos orillas del río y que tendría “mucho que ver” en el siniestro.

En paralelo, se está trabajando también en la retirada de los restos del ultraligero de las aguas del Duero. Para ello, el alcalde de San Miguel del Pino, Jonatan Gonzalo, y un vecino de la misma localidad están colaborando y han facilitado un Manitou, un manipulador telescópico agrícola para sacar y arrastrar el fuselaje fuera del Duero.