Castilla y León mantendrá el operativo contra incendios durante todo el año tras sufrir un verano de fuegos devastadores

La Junta de Castilla y León ha anunciado este miércoles un principio de acuerdo que estabilizará la situación laboral de casi 900 fijos discontinuos del operativo contra incendios de la Comunidad. El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha explicado esta mañana en el marco de la mesa del Diálogo Social este acuerdo alcanzado entre los sindicatos, la patronal y la administración de Castilla y León.

Además de la estabilización total de los trabajadores públicos, la Junta ampliará el trabajo de las cuadrillas públicas a 12 meses y las privadas con un mínimo de 9 meses de trabajo de media y un cambio en el convenio colectivo que afectará a las tareas de estos trabajadores. Todas estas medidas se pretenden poner en marcha con el fin de mejorar el operativo contra incendios, en plena alerta por fuegos en la Comunidad y donde Castilla y León lleva sufriendo más de 12 días “incendios gravísimos”, argumenta Suárez-Quiñones.

El consejero asegura que “vamos a caminar a un acuerdo del Diálogo Social que pretendemos que consiga esta legislatura la estabilización total del personal público, es decir, que quitemos el ‘apellido’ discontinuo del personal público de la Junta de Castilla y León, con lo que significa de profesionalización y estabilidad del mismo y de dignificación de sus funciones, unido a un importante esfuerzo de formación que también vamos a articular”.

“La Junta se compromete a que este cambio lleve el reflejo presupuestario que necesite”, insiste el consejero de Medio Ambiente. Este principio de acuerdo ha sido aceptado por los sindicatos y patronal. De esta manera, la Junta pondrá en marcha una “importantísima” transformación del operativo e inversión pública pero supondría que estaría “absolutamente estabilizado”, con el mantenimiento de un sistema mixto pero con un mayor peso de lo público.

Sumado a esto, en la mesa de Medio Ambiente del Diálogo Social, se ha propuesto buscar “puestos de respiro” a los trabajadores de los operativos de incendios que están ultimando su vida laboral para que puedan realizar otras funciones distintas a la extinción de incendios.