VÍDEO | Valladolid entera se siente blanquivioleta

“Adiós a Segunda, adiós”, “Es de primera Pucela, es de Primera”, “Vamos mi Pucela, vamos campeón…” La afición blanquivioleta ha salido en masa para celebrar el ascenso del Real Valladolid, y como manda la tradición, la Plaza Zorrilla ha sido el epicentro una vez más de los festejos de la afición.

Tras una jornada frenética donde el Real Valladolid logró ascender a Primera División al vencer al Huesca 3-0 y la derrota del Eibar en Santo Domingo, Zorrilla explotó de alegría y emoción tras el pitido final. Los hombres de Pacheta que tanto han remato esta temporada, lo lograron. Y es que a pesar de que el Pucela lo tenía complicado para ascender de manera directa, la entrega de los jugadores y el “pachetismo” en vena ha sido la receta perfecta para que el Club regrese a la élite del fútbol español un año después de consumarse el descenso.

La fiesta comenzó en el estadio José Zorrilla con la unión al máximo entre la afición y jugadores. Los blanquivioletas dieron una vuelta al césped para agradecer a los suyos el apoyo durante todo el año y la confianza en el equipo.

Momentos después, la fiesta se trasladó a la Plaza Zorrilla, en el centro de Valladolid, cuando el reloj marcaba las 23.00 horas. En ese momento, la mítica plaza se tiñó de blanquivioleta con la felicidad de cientos de vallisoletanos que no se pudieron resistir a celebrar por todo lo alto el ascenso a Primera. Bufandas al aire, gritos, cánticos e incluso pitidos entonaron una espectacular celebración que tanto tiempo llevaban aguardando los seguidores violetas. Entre canticos y vítores a su Pucela, tampoco faltó el recuerdo a sus rivales como el Eibar, que se ha quedado sin ascenso directo, el Sporting de Gijón y la Cultural y Deportiva Leonesa.

La fiesta que se alargará hasta altas horas de la madrugada, continuará mañana lunes con el recorrido de los jugadores del Real Valladolid por las aguas del Pisuerga en barco, y posteriormente, en un autocar descapotable por las calles de la ciudad hasta llegar a la Acera Recoletos donde los jugadores y el cuerpo técnico vivirán un reencuentro de primera.