Valladolid amplía las actividades de aprendizaje para las personas mayores en un entorno social y lúdico

Más de 47.000 personas han completado su formación, han aprendido y han mejorado su bienestar gracias a los cursos que el Ayuntamiento de Valladolid puso en marcha hace 32 años. Y esta cifra acumulada durante los tres últimos decenios puede aproximarse al número redondo de 50.000 cuando concluya el periodo de matriculación del nuevo curso 2022-23, que ya contabiliza 2.300 inscripciones.

La normalidad ha presidido la apertura de un nuevo curso de Aprendizaje a lo Largo de la Vida, promovido por el Ayuntamiento de Valladolid, a través de la Concejalía de Educación, Infancia, Juventud e Igualdad, y que desarrolla FECEAV, la Federación de Colectivos de Educación de Personas Adultas de Valladolid.

El alcalde, Óscar Puente, ha reafirmado el compromiso del Ayuntamiento con este programa: “He querido estar presente en este acto, al igual que he hecho en años precedentes, porque considero relevante que el alcalde de Valladolid manifieste su apoyo a este programa tan importante para los vecinos y vecinos de la ciudad. Y ese apoyo es también el del equipo de Gobierno Municipal que tengo el honor de presidir”. Además de la concejala de Educación, María Victoria Soto, al centro cívico José María Luelmo de Parque Alameda han acudido la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, y el concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez.

El presupuesto del contrato de este programa para los años 2020-2023, que contempla un gasto de 417.000 euros anuales, se ha incrementado un 13% sobre el anteriormente ejecutado, e incluye nuevas actividades y nuevas zonas de prestaciones.

El Ayuntamiento de Valladolid y FECEAV llevan 32 años desarrollando este programa, que mantiene el derecho a la formación a lo largo de la vida de las personas adultas, para que sigan avanzando, adquieran conocimientos y competencias básicas y, también, que se fortalezca el espíritu crítico.

La media de participantes en las ediciones anteriores ha sido de 2.500, personas, exceptuando los cursos los que se han visto afectados por la crisis sanitaria por Covid-19 en los que por motivos de limitación de aforo se matricularon 1.900 personas. Para este nuevo curso, en el que ya no existen restricciones, se está recuperando el número de matriculados, habiéndose alcanzado en la actualidad 2.300 matrículas y aún continúan llegando solicitudes.

Las zonas de la ciudad en las que se prestan estos servicios están distribuidas en los siguientes lugares: Delicias, Zona Sur, Pajarillos, Belén-Pilarica, Esgueva, Huerta del Rey y Parquesol. Como novedad, el nuevo contrato se amplió al barrio de La Overuela y, paulatinamente se han ido incorporando Puente Duero, el Pinar de Antequera y en este curso también se va a impartir el programa en el Centro Cívico Juan de Austria.

El alcalde ha dado la enhorabuena a “las personas inscritas por haber optado por seguir aprendiendo día a día, por mantener viva la curiosidad, por animaros a reflexionar, a investigar, a preguntar y a compartir con otras personas que tienen vuestras mismas inquietudes”. Una enhorabuena que va “especialmente” dedicada a las mujeres, que suponen el 85% de las personas que participan en el programa.

En ese camino destacan las magníficas profesionales que constituyen el profesorado de la Federación de Colectivos de Educación de Adultos de Valladolid, que cuentan con sobrada experiencia y que realizan un meritorio trabajo para sacar adelante un proyecto educativo de calidad que, aquí está una de las claves de su éxito, siempre ha permanecido muy unido a los colectivos vecinales y a organizaciones sociales de los barrios en los que trabajan. FECEAV es una entidad fundamental para el desarrollo y la cohesión del tejido social de nuestra ciudad. Por eso, la concejala de Educación ha dado las gracias a los participantes y a los profesionales de FeCEAV por el esfuerzo especial en este periodo y por su compromiso con este programa.

Y Óscar Puente ha reiterado la apuesta del Equipo de Gobierno para fomentar el acceso a la cultura y a la formación a las personas adultas de Valladolid. En 2015 una de las primeras medidas fue apoyar y consolidar este proyecto, antes conocido como Educación de Adultos y que, por entonces, estuvo a punto de desaparecer. El alcalde defiende este tipo de políticas sociales para que las personas mayores estén en su hogar, en su entorno el mayor tiempo posible de forma autónoma y que se retrase la entrada en situación de dependencia: “Con vosotros la sociedad es mejor porque tiene un sentido crítico. Disfrutad aprendiendo”.