Toma la Palabra lamenta que la Diputación de Valladolid rechace “por sistema” cualquier proposición que critique la gestión de la Junta

“Es una pena que el equipo de gobierno de la Diputación de Valladolid rechace por sistema cualquier proposición presentada por la oposición que suponga que la institución se muestre crítica con gestiones de la Junta de Castilla y León”. Es la queja de Marcos Díez, diputado del Grupo Provincial Toma la Palabra – Izquierda Unida en la administración provincial, después de que hoy no haya sido aprobada en el pleno ordinario de julio celebrado este viernes su moción para instar al gobierno regional a poner en marcha un servicio de prevención y extinción de incendios que opere todo el año y esté integrado por bomberos forestales. “Por encima de las siglas están las obviedades, y nadie puede negar que la gestión que la Junta de Castilla y León hace de este servicio es nefasta”.

“A pesar de incendios como el de la Sierra de la Culebra, la Junta se negó a poner al 100% el operativo de extinción de incendios”, ha subrayado Díez, “y, por esa pasividad, el posterior incendio de Losacio se ha convertido en el mayor de la historia de España con 36.000 hectáreas calcinadas”. El portavoz de Toma la Palabra – IU también ha remarcado que “en lo que va de 2022 se han producido 14 Grandes Incendios Forestales, es decir, los que afectan a más de 500 hectáreas”. “Además del cambio climático, hay otras causas que explican el aumento de los incendios y su dificultad para ser extinguidos, por ejemplo, el abandono de los usos tradicionales de bosques, pastos y cultivos o la reforestación de las últimas décadas del siglo XX”, ha dicho Díez, que ha añadido que “a eso hay que sumar, claro, la inexistencia de operativos de prevención”.

“La anticipación será clave en el contexto del cambio climático, con Grandes Incendios Forestales e incendios de sexta generación difíciles de extinguir”, ha manifestado el portavoz de la formación de izquierdas, por lo que la moción del grupo incluía también un punto relativo a “instar a la Junta a realizar planes de prevención desarrollados por profesionales”.

La moción solicitaba, además, “pedir a la Junta de Castilla y León que reconozca la categoría de bombero forestal, respetando unas condiciones dignas para los trabajadores de todo el operativo de incendios, con especial atención a su manutención durante los trabajos de extinción”. Asimismo, Toma la Palabra planteaba “exigir a la Junta que actualice de forma inmediata el Plan de Protección Civil ante Emergencias por Incendios Forestales en Castilla y León, que no se renueva desde 1999 y está completamente obsoleto”.

La proposición planteada por la formación de izquierdas se ha rechazado con el voto en contra del PP y la abstención de Vox, los grupos políticos que precisamente forman el actual gobierno autonómico. Ciudadanos no ha votado, “al tener que ausentarse su portavoz y no estar presente durante el debate”, por su parte, el PSOE sí ha apoyado a Toma la Palabra. Precisamente, la moción presentada por los socialistas también se ha centrado en la mejora del servicio de prevención y extinción de incendios, que tampoco ha sido aprobada pero que ha contado con el voto a favor de Toma la Palabra – IU.

Durante su intervención, Díez ha remarcado “datos que deberían bastar para que el gobierno de la Junta de Castilla y León se planteara una reforma en profundidad de su gestión de los incendios forestales”. Así, el diputado de Toma la Palabra ha recordado que “de los 10 incendios más destructivos de la última década en España, cinco se han producido en Castilla y León, tres de ellos entre 2021 y 2022”, concluyó.