La alimentación saludable y sostenible de Valladolid alcanza el Premio de la Red de Municipios por la Agroecología

Valladolid ha sido uno de los ayuntamientos galardonados, junto a Valencia, Allariz y Granollers, por la Red de Municipios por la Agroecología. La entrega de los premios “Ciudades y Pueblos que Alimentan” se ha celebrado en Castellón de la Planaen el encuentro anual de esta alianza municipios, donde han participado más de una veintena de consistorios de todo el territorio -ha asistido la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez-, junto a organizaciones sociales dedicadas a la promoción de la agroecología. Esta primera edición de premios por la agroecología, única en todo territorio, ha servido para visibilizar las mejores prácticas por una alimentación sostenible, con reconocimiento a Valencia, Allariz, Granollers, Valladolid y Eo Alimenta.

El Premio ‘Ciudades y pueblos que alimentan 2022’ ha sido para el proyecto Frutas maduras de la Estrategia Alimentaria, impulsado por el Ayuntamiento de Valladolid por el extraordinario esfuerzo que supone implementar una Estrategia Alimentaria Alimenta Valladolid, un proyecto de relocalización de los sistemas alimentarios, impulsando entre otros proyectos un ecomercado, un obrador compartido y un centro de acopio que facilitan la compra pública. Especial mención por el trabajo conjunto con Mercaolid para avanzar hacia una alimentación más saludable y sostenible en la ciudad.

La concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez, ha expresado el agradecimiento por esta distinción y ha recordado la trayectoria del Ayuntamiento de Valladolid en este ámbito. En el año 2016 se firmó una alianza por la soberanía alimentaria, con el objetivo principal de promover un modelo de alimentación en la ciudad más saludable y sostenible. En los años siguientes se llevó a cabo un diagnóstico y un proceso de reflexión sobre el sistema agroalimentario local, y esto derivó en un proceso participativo para la redacción de una Estrategia Alimentaria propia.

“Es un proceso que no surgió de la nada, sino que se apoyó en diversas iniciativas que estaban trabajando hacia la soberanía alimentaria en el territorio desde hacía año”, ha afirmado María Sánchez, quien ha recordado esas iniciativas: una decena de grupos de consumo que activaban los circuitos cortos de comercialización; distintos huertos colectivos que existen en la ciudad, como media docena de huertas comunitarias en barrios, o los huertos para personas desempleadas, para mayores y huertos escolares, todos ellos promovidos desde el Ayuntamiento; el incipiente movimiento asociativo entre productoras y productores de agricultura ecológica en el entorno de la ciudad, y las investigaciones de la Universidad de Valladolid, tendentes a comprender el metabolismo social de la alimentación y el funcionamiento de las experiencias de economía social y solidaria en nuestra ciudad.

Las líneas de actuación del Ayuntamiento están muy definidas como la protección y revitalización de suelos agrarios; la facilitación del acceso a alimentos saludables, ecológicos y de calidad; el fomento de las redes locales de distribución; la sensibilización para una nueva cultura alimentaria consciente; la prevención del desperdicio de alimentos y la buena gobernanza de las administraciones en la propia estrategia.

Para coordinar a las personas productoras, elaboradoras y tiendas ecológicas de la ciudad se constituyó la asociación VallaEcolid. En coordinación con todos esos actores, desde septiembre de 2018 se celebra mensualmente el EcoMercado en la Plaza de España, como espacio de encuentro entre la producción y el consumo ecológico. Se trata de un espacio muy céntrico que cotidianamente acoge un mercado de productos frescos al aire libre, por lo que es accesible y bien conocido por la ciudadanía.

Además, en MercaOlid, el mercado municipal de abastos, se cuenta con un centro de acopio para que sea nexo entre la producción y elaboración ecológica de toda Castilla y León y tiendas, grupos de consumo, comedores escolares, restauración, comedores públicos, etc.En dicho mercado de abastos se ha abierto también recientemente un obrador compartido para transformar los alimentos producidos, y especialmente los excedentes, para poder aprovecharlos mejor y durante más tiempo, potenciando un emprendimiento responsable y ligado al territorio.

También se ha estado trabajando con la Concejalía de Educación para incluir en los pliegos de contratación de las escuelas infantiles criterios de alimentación saludable y sostenible. Desde 2021, como primera fase, en seis escuelas infantiles se incorporarán productos agroecológicos locales en el menú, con la idea de que en el futuro se vayan ampliando. Además, se realizan labores de educación y sensibilización, como una escuela de familias, con visitas a las huertas comunitarias, talleres y exposiciones en institutos, y una campaña sostenida por el “Derecho a una alimentación saludable y sostenible” junto al resto de municipios de la Red de Ciudades por la Agroecología.

La concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible ha concluido su intervención agradeciendo este reconocimiento como aliciente para seguir avanzando: “Son muchos los retos que tenemos las ciudades por delante: avanzar hacia sistemas alimentarios locales sostenibles y respetuosos con el medio ambiente; inclusivos, seguros y diversificados para asegurar comida saludable, sostenible y accesible al conjunto de la población y por supuesto, potenciadores del empleo local”.

La Red de Municipios por la Agroecología ha otorgado el premio ‘Ciudades y pueblos que alimentan 2022’ al mejor proyecto desarrollado por un pequeño municipio al Mercado da Biosfera promovido desde el Concello de de Allariz, por trabajar para la visibilidad de los proyectos agroecológicos de la zona y lograr un proyecto participado para las labregas, así como por su consolidación como espacio de intercambio y generación de relaciones después de diez años de trayectoria.

También se ha otorgado uno de los premios ‘Ciudades y pueblos que alimentan 2022’ al Ajuntament de València por su iniciativa de crear y dinamizar activamente el Consell Alimentari Municipal. Se trata de un proyecto clave para fomentar la participación del tejido social y económico de la ciudad en torno a las iniciativas de alimentación sostenible, que además está permitiendo coordinar y generar acuerdos de colaboración entre diferentes áreas de la administración y las organizaciones sociales.