ENTREVISTA | Óscar Puente: «La intuición y las cifras me dicen que tengo más partidarios que detractores, pero saldremos de dudas en 2023»

Óscar Puente recibe a Valladolid Plural en los sillones de su despacho antes de iniciar su jornada diaria como alcalde. En su primera entrevista del año a un medio local de la ciudad, Puente se muestra dialogante, al natural, y abierto para hablar de cualquier tema o polémica. Un político contemporáneo, activo en redes sociales, que dice lo que piensa, y sin pudor.

En esta entrevista, el regidor vallisoletano ahondará en toda la actualidad municipal, realizará un balance de la presente legislatura pero sin olvidar sus tiras y aflojas con la oposición. Tampoco pasará por alto su reciente cargo al frente de la secretaría general del PSOE de Valladolid y ofrecerá su perspectiva del escenario político ante el adelanto electoral en la Comunidad. Más de media hora de conversación con el alcalde de Valladolid al más estilo Puente.

Pregunta. ¿Qué valoración hace de estos dos años y medio de la presente legislatura?

Respuesta. La verdad es que no me imaginaba yo hace dos años y medio que íbamos a hacer una valoración de este tipo porque contábamos con un escenario normal en el que íbamos a ir progresando en los logros que teníamos planteados como Gobierno y poco después de empezar el mandato surgió la pandemia. A los logros que yo creo que sí que se han ido consiguiendo y que responden al programa que inicialmente teníamos previsto se ha incorporado la gestión de una situación muy complicada. En ese sentido, la gestión de la pandemia por parte del Ayuntamiento ha sido muy buena, hemos estado cerca del sector de la población que más lo necesitaba, sobre todo, con los sectores más afectados por la crisis económica con ayudas directas, etc. Hemos sabido sacarle jugo a los recursos que teníamos. La liberación de las reglas fiscales nos ha permitido sacar unos recursos económicos que teníamos metidos en la caja y los hemos puesto a funcionar. Yo como alcalde estoy satisfecho de la gestión de la pandemia.

El resto va más despacio de lo que nos gustaría pero también vamos avanzando en las ideas que nos habíamos planteado antes del mandato. En algunas hemos avanzado más rápido de la cuenta, también por la pandemia, sobre todo, lo relacionado con la movilidad, pero en otros aspectos como la integración ferroviaria vamos un poco más lentos de los que nos gustaría, pero vamos avanzando.

P. Gobierna actualmente junto a Valladolid Toma La Palabra, ¿Cree que este gobierno en coalición ha sido positivo para la ciudad?

R. Muy positivo. Hemos sido una coalición ejemplar, nos hemos llevado bien como compañeros, hemos dado siempre un tono de gobierno unido a pesar de que tenemos elementos diferentes y somos dos fuerzas políticas distintas con sus matices. Pero siempre hemos puesto por encima de las diferencias un propósito común, que es hacer que Valladolid avance en la dirección de una ciudad del Siglo XXI, más sostenible, más tolerante y amable. Sinceramente,  somos una coalición ejemplar. No conozco ningún ejemplo en este momento en España de una coalición que haya funcionado tan bien como la del Ayuntamiento de Valladolid. Si hay alguien que conozca algún ejemplo similar o mejor que el nuestro, que nos lo cuente. Somos un espejo en el que se miran muchas ciudades, no solo por las políticas que desarrollamos sino por la entente cordialidad que hemos mantenido en todo momento.

P. En las últimas semanas, se ha hablado mucho del futuro de los tres concejales de Valladolid Toma La Palabra. Usted siempre ha mostrado su satisfacción con su trabajo, ¿Ve factible que se sumen a su proyecto en las próximas elecciones?

R. En este momento no está sobre la mesa. Lo primero es respetar lo que vayan a hacer ellos con su actual formación política y la decisión definitiva que tomen. Parece que están en la idea de aplicarse el código ético que les impediría repetir un tercer mandato, y si es así, pues obviamente, quedan fuera de las posibilidades de repetir en el Ayuntamiento con esa formación política. A partir de ahí se vería, pero en este momento, lo primero que quiero es ser respetuoso con sus decisiones y con las decisiones de la formación a la que pertenecen.

«No me obsesiona la mayoría absoluta pero si se produce será consecuencia de haber hecho un buen trabajo»

Óscar Puente, alcalde de Valladolid

P. De cara a las próximas elecciones municipales su gran reto es gobernar en mayoría, ¿Lo ve viable ahora mismo?

R. Yo creo que esa es la consecuencia. El reto es poder presentarles a los ciudadanos en mayo de 2023 un buen balance y un buen proyecto. Nuestro proyecto aún no está acabado y necesita al menos de otro mandato más y lo demás será la consecuencia. No me obsesiona la mayoría absoluta pero si al final se produce por las circunstancias que concurran en ese momento, será consecuencia de haber hecho un buen trabajo para la ciudad. Entonces a mí ahora mismo lo que más me preocupa es llegar a mayo de 2023 con un buen balance para la ciudadanía y para eso aún queda un año y medio muy importante en el que vamos a trabajar muy duro para rematar muchas cosas que están en este momento armándose.

P. Mirando un poco más al futuro, ¿Cuántos años más se ve Óscar Puente como alcalde de Valladolid? ¿Aspira a alcanzar o superar los 20 años de alcaldía de su antecesor?

R. No. Muchas veces he dicho que con toda seguridad si los ciudadanos me apoyan seré alcalde hasta 2027 y a partir de ahí veremos. No puedo ver más allá. Cuando llegué al gobierno en el año 2015 tenía claro que iba a intentar estar tres mandatos, me parece que es el tiempo necesario para que un proyecto se desarrolle y cuaje en la ciudad y poder dejar una impronta. A partir de ahí va a depender de muchas circunstancias. No puedo decir que no lo intentase otra vez, pero también digo que solo puedo asegurar mi compromiso hasta el año 2027. Más allá no lo sé, va a depender de muchos factores.

Desde luego no pretendo batir ningún récord, no es mi obsesión. Si llego al año 2027 como alcalde habré cumplido con mi objetivo y lo que pase en ese momento no solo dependerá de mí. Va a depender mucho del partido y de lo que quieran los compañeros y también de cómo me encuentre yo porque ya para entonces andaré cerca de los 60 años y a lo mejor ya tengo otra ambición vital  u otras circunstancias.

P. ¿Cree que hay mucha gente que le quiere ver fuera de la alcaldía?

R. (Ríe) Pues espero que menos de la que me quiere ver dentro. Está claro que cuando uno está en política, está gobernando y más en una sociedad tan polarizada como la que vivimos pues tiene detractores y tiene partidarios. La intuición me dice que tengo más partidarios que detractores. Bueno, la intuición y las cifras, pero saldremos de dudas en 2023.

P. Usted utiliza mucho las redes sociales y también se ha visto involucrado en muchas polémicas en ellas, ¿Se siente atacado por los mensajes que recibe? ¿Hasta qué punto le afectan?

R. Bueno, hace unos días hice una descripción bastante forense de lo que es Vox a la luz incluso de los tuits del tipo que han elegido como candidato en Castilla y León. Fue una auténtica catarata de insultos, descalificaciones, etc. Es lo que hay. Cada vez relativizo más lo que se dice en las redes sociales porque no me parece que sea del todo representativo del mundo en el que vivimos. Tienen su espacio, sus códigos… Pero, tampoco me obsesiona.

P. El Partido Popular ha estado detrás de algunas de estas polémicas como el yate, el tuit de Mussolini, el famoso hashtag #PuenteAtasca sobre el plan de movilidad, ¿Cree que el PP está dirigiendo más sus críticas hacia su persona que hacia su gestión municipal?

R. Es indudable. Ellos cometieron un error conmigo de partida que fue infravalorarme y cuando se quisieron dar cuenta su diagnóstico es que el problema soy yo. El problema fundamental que tienen para llegar a la alcaldía, ya no es tanto el PSOE ni es Valladolid Toma La Palabra, sino que creen que el problema soy yo. Se equivocaron en su momento y se equivocan ahora. No era tan frágil como ellos pensaban pero tampoco soy el factótum que lo abarca todo. Yo creo que hay un partido fuerte detrás, unas siglas potentes, hay un buen gobierno detrás y hay dos formaciones que han logrado calar en la ciudadanía de Valladolid. No solo el Partido Socialista, Valladolid Toma La Palabra es una formación política que tiene predicamento en un número importante de personas de esta ciudad, de jóvenes. Las raíces son mucho más sólidas y yo no soy tan importante. Ellos han llegado a ese diagnóstico, fundamentalmente tratan de socavar mi prestigio y mi honorabilidad. No creo que tengan mucha suerte con eso, pero en todo caso es el proyecto que ellos tienen. No presentan una alternativa, no trasladan una ciudad diferente, cómo la quieren ellos, qué es lo que cambiarían, qué cosas harían, y las pocas cosas en las que inciden pues o no son creíbles o son una vuelta al pasado que ya la inmensa mayoría no quiere.

Pongo el ejemplo del soterramiento, no es creíble que quien ha estado 20 años en el Gobierno y no ha sido capaz de soterrar un centímetro de tren se atreva a coger ese proyecto como bandera otra vez. Y no son deseables, me refiero a la movilidad porque creo que las ciudades y la ciudadanía del siglo XXI ya piensan en una movilidad diferente. Eso ya no tiene marcha atrás, es decir, podremos ir más rápido o más despacio en la consecución de esos objetivos. Pero está claro que vamos hacia una movilidad mucho más limpia, más sana, más sostenible y eso pasa por peatonalizar, darle más importancia al transporte público, apostar por modos de movilidad como la bicicleta que son sostenibles, sanos y seguros, y por racionalizar más el uso del vehículo privado. En eso estamos y creemos que ese es el sentido que marcan los tiempos.

P. Hablaba de soterramiento, desde el Grupo Municipal Popular parece que están centrando su oposición en ese asunto. ¿Teme que esto se ponga en su contra para seguir en la alcaldía?

R. No, ya lo hicieron en el mandato pasado y ya cuando tomamos la decisión complicada y durísima de decirle a la ciudadanía lo que había, que habían dejado 400 millones de euros de deuda y que era imposible acometer el soterramiento, que nadie ponía el dinero. En ese momento había un gobierno del PP en España, y no era el PSOE. El gobierno del PP les dejó clarito que el soterramiento en Valladolid era inviable. Había que sumarle mil cien millones de euros a los cuatrocientos que ya se habían gastado. Ya dije que no había agua en esa piscina que la ciudadanía estaba cansada de cuentos y que quería que le dijera la verdad de una vez por todas. Todos hubiésemos deseado que el tren se hubiera soterrado pero no ha podido ser. Esta es la realidad y frente a eso lo que tenemos que hacer es apostar por cosas tangibles como la integración ferroviaria que es en lo que estamos en este momento.

P. Sin perder de vista al principal partido de la oposición, el Partido Popular, todavía se desconoce quién va a ser su rival en las urnas, ¿Es una cuestión que le preocupa?

R. No, no. Hace un tiempo me interesaba, nunca me llegó a preocupar pero si me interesaba saber quién iba a tener enfrente. Ahora mismo confieso que ni siquiera me interesa. Por otro lado, es que tampoco el Partido Popular ha planteado una alternativa en la que el candidato vaya a ser excesivamente relevante. Ni lo tienen ni tampoco han apostado por eso porque si ellos hubieran apostado por plantear una alternativa en positivo necesitarían a alguien que la encabezara, pero lo que plantean fundamentalmente es una estrategia de descalificación hacia mí y para eso no hace falta candidato. Si todo se va a centrar en darme palos a mí, el candidato que tengan es lo de menos porque no lo van a presentar como una alternativa ni como la cabeza visible de un proyecto, sino que como mucho le asignará el papel de mamporrero que siempre han venido ejerciendo los referentes del PP en los dos últimos mandatos. La verdad que no me interesa quién sea el que de los palos, sinceramente.

P. Con lo que respecta a su gestión ¿Qué feedback le llega de los vallisoletanos? ¿Cree que los vecinos están contentos con la nueva Valladolid más sostenible, verde y moderna?

R. Yo tengo la sensación de que la mayoría valora positivamente este gobierno y además de la sensación tengo también datos. En las encuestas, todo lo que tiene que ver en intención de voto siempre las pongo a mucha distancia porque no me las acabo de creer. No creo mucho en ellas y menos cuanto falta tanto para votar. Pero las encuestas sí que te dan información cualitativa, cuál es la valoración que hacen los ciudadanos de los servicios o del gobierno municipal. Además de las sensaciones, los datos nos dicen que la valoración de la ciudadanía respecto del gobierno municipal es positiva a grandes rasgos, y en algunos aspectos muy muy positiva.

P. Comenzamos un nuevo año y en 2022 uno de los grandes proyectos para la ciudad serán los elevadores de Parquesol ¿qué otros proyectos serán una realidad este año?

R. Bueno, alguno que no tiene nada que ver con el Ayuntamiento pero que es importante que se remate ya es el túnel de Andrómeda. Creemos que para finales de mes estará y que pronto podrá estar en servicio. El paso de Panaderos y Labradores estará muy avanzado ya este año y es una de las obras más importantes. Tendremos el centro de mayores acabado en verano con toda la seguridad en Parquesol y la nueva biblioteca. Bueno, los ascensores a finales de año espero que estén prácticamente listos para arrancar. Habrá una renovación importante de la flota de autobuses de Auvasa, sobre todo la más contaminante, con la adquisición de once autobuses vehículos eléctricos de dieciocho metros. El Polideportivo de Allúe Morer también estará terminado. Son muchas obras en este momento en marcha y muchos proyectos que espero concluyan en 2023.

«Hay gente en la Comunidad que no es consciente de que algunas inversiones o vienen a Valladolid o no van a venir»

Óscar Puente, alcalde de Valladolid

Pregunta 12. Valladolid crece a nivel municipal, pero también empresarial con la llegada de la empresa Switch Mobility ¿Qué papel ha jugado el Ayuntamiento en el aterrizaje de la factoría?

R. En este momento, atribuirme paternidades no me parece serio ni responsable sobre todo porque estamos en la fase ya de instalación de la empresa y creo que hay que sumar entre todos. Lo que sí que parece claro es que la Junta de Castilla y León ha hecho púbica su contribución a que Switch venga a Valladolid. La ya ex consejera de empleo ha dicho que en cualquier sitio menos en Valladolid, que le ofrecieron todas las posibilidades del mundo y que son ellos los que finalmente han decidido instalarse aquí, por lo que quiere decir que Valladolid es un territorio que reúne unas condiciones muy buenas para que una nueva industria se instale. Eso nos debe llevar a la reflexión de cómo está estructurada nuestra Comunidad y cómo se ha ido asentando. Hay gente que no es consciente de que algunas inversiones o vienen a Valladolid o no van a venir. Entre no venir y venir a Valladolid, la opción clara debería ser que vinieran a Valladolid. Tengo la sensación de que algunos prefieren que no vengan a que vengan a nuestra ciudad o provincia. Eso es un grave problema porque con Valladolid va a creer toda Castilla y León, es decir, Switch no solo es una oportunidad de empleo y crecimiento en Valladolid, sino que es en toda la Comunidad por más que la ubicación de la fábrica sea aquí.

P. En este sentido, ¿Cómo valora las críticas de otras provincias incluso siendo de su propio partido como puede ser León, por ejemplo?

R. Es un tema que cada vez me interesa menos porque hay muy poca racionalidad en ese debate. Es un debate muy de vísceras y poco de neuronas, poco de cerebro. Entonces contra los sentimientos y las vísceras es muy complicado argumentar. Es algo que decía Borrell en su día cundo combatía el nacionalismo catalán y sus falsas premisas. Uno puede combatir un argumento pero combatir un sentimiento es muy complicado, el debate está más en los sentimientos que en las razones. Es un debate estéril que no va a ningún sitio.

P. Valladolid traspasa fronteras con su Semana Santa y la Navidad es cada vez es más reconocida ¿Tienen que estar preocupadas Sevilla y Vigo al ser dos de las ciudades de referencia de estas citas?

R. (Sonríe) No, yo creo que no. En el caso de la Semana Santa sí que es verdad que hemos dado un paso para adelante importante de difusión y promoción. He visto algunos cofrades de Sevilla incluso en las redes sociales decir con envidia que Valladolid se había puesto las pilas y que tenían que espabilar. En ese sentido, es buena la competencia y son dos Semanas Santas de naturaleza completamente distinta e incluso hasta opuesta.  El colorido, ruido y sonido está más en Sevilla, y aquí tenemos la calidad de las tallas, el recogimiento y el silencio. Son señas de identidad diferentes y son las dos grandes Semanas Santas de España. A mí no me molesta en absoluto que nos sitúen con Sevilla.

Con respecto a la Navidad hemos apostado por la estética, el buen gusto, por compatibilizar el alumbrado navideño con nuestro carácter de ciudad histórica y vamos a seguir en esa dirección. Estoy muy satisfecho por cómo están yendo las cosas. Cuando empezamos hace cuatro años con un mercadillo navideño con cuatro puestos, cuatro casetas, y este año ha tenido 66 en la Plaza Mayor. No creo que haya muchas plazas de España que puedan compararse a una plaza centroeuropea en navidades que tanto habíamos anhelado. No nos importa tanto el marketing o el posicionamiento a corto plazo. Poco a poco Valladolid va siendo reconocida como una ciudad que tiene una iluminación bonita de ver, que tiene cosas nuevas, y el año que viene veremos novedades importantes en la iluminación.

Pregunta 15. A mediados del pasado mes se confirmaba su nuevo cargo como secretario general del PSOE de Valladolid ¿Qué aspira con este nuevo reto político? ¿Cree que el partido socialista necesitaba un nuevo rumbo?

R. El reto es fortalecer al partido en la provincia. En las últimas elecciones municipales estuvo más débil de lo que ha estado en otras ocasiones porque no deja de ser preocupante que en la capital el partido obtuviera un resultado muy bueno y en algunos municipios de la provincia sin embargo tuviera un mal resultado. Perdimos Medina del Campo, retrocedimos en Laguna de Duero… La provincia de Valladolid necesita un Partido Socialista mejor organizado y más fuerte, y ese es el reto en el que estamos. Espero que en la provincia consigamos un resultado a la altura de lo que somos en la capital. 

Pregunta 16. ¿Ve viable poner fin a la larga hegemonía del PP en la Diputación de Valladolid?

R. Todo es viable. En el Ayuntamiento pusimos fin a cinco mayorías absolutas consecutivas de Javier León de la Riva, no veo por qué no podemos hacer algo similar en la Diputación. Es una cuestión de trabajar bien, espero que en mayo de 2023 hayamos hecho los deberes y que la coyuntura nos eche una mano.

P. En poco más de un mes nos esperan unas elecciones autonómicas muy intensas ¿Cómo recibió este anuncio? ¿Se lo esperaba?

R. Más, menos todos esperábamos un anticipo electoral, otra cosa es que fuera en el momento en el que se produjo. Quizá, era un poco sorpresivo. Todo el mundo esperaba que la convocatoria fuese después de navidades hacia febrero, y por otro lado con la sexta ola tampoco parecía que fuera el escenario más razonable. Lo recibí con una sorpresa relativa y espero que con la oportunidad que después de 34 años de gobierno del PP en la Comunidad pues la ciudadanía se decida de un vez por todas a dar una alternancia que siempre es positiva.

P. ¿Cree que estos comicios pueden suponer la estocada final de Ciudadanos en Castilla y León?

R. Veremos, yo creo que pueden desaparecer pero también pueden estar ahí y conservar uno o dos procuradores. En este último caso, el escenario va a ser tremendamente interesante porque a lo mejor son la llave del gobierno. Seguramente habría algo de justicia poética en esa situación.

«A Tudanca le veo cuajado, en el punto perfecto para ser un buen presidente en Castilla y León»

Óscar Puente, alcalde de Valladolid

P. ¿Cómo ve a su partido? ¿Considera que Luis Tudanca puede traer nuevos aires a la Junta de Castilla y León?

R.A mi partido le veo bien. Hemos terminado todos los congresos justo antes de la convocatoria electoral, con un muy buen tono en todos los casos, con una gran unidad y con un respaldo muy importante a la candidatura de Luis Tudanca. El partido está en forma, y a Luis le veo en el mejor momento posible. Ha adquirido un montón de experiencia, tiene un compromiso incuestionable con Castilla y León. Le veo con ganas y cuajado, en el punto perfecto para ser un buen presidente. Estoy seguro que la ciudadanía lo agradecería, alguien que viniera con ideas renovadas y con unos planteamientos diferentes. Creo que es el momento y estoy convencido que se va a producir. No tengo ninguna duda de que en este momento el Partido Socialista está para ganar las elecciones autonómicas y para gobernar.

Pregunta 20. ¿Qué espera para este nuevo año 2022?

R. Me gustaría sobre todo que dejáramos atrás la pandemia. Vamos camino de dos años muy duros y a pesar de que los datos económicos son buenos y se ha gestionado bien la situación, hay un nivel de tensión muy grande, mucha crispación. La gente necesita volver a vivir con normalidad, olvidarnos dentro de lo posible de las mascarillas, las restricciones… Disfrutar de la vida, de los actos colectivos, los conciertos. Necesitamos recuperar nuestra vida que durante dos años ha estado en paréntesis y vamos a ver si para esta primavera abandonamos la última ola como señalan.

P. Y ya para terminar, es de sobra conocida su pasión por el fútbol y por el Real Valladolid, por curiosidad, ¿Tiene en mente alguna promesa si el Pucela sube a Primera?

R. No porque estoy convencido de que vamos a subir, y que además lo vamos a hacer como primeros. El Real Valladolid es la mejor plantilla y en una Liga tan larga de tantos partidos, al final la mejor plantilla se acaba imponiendo. Somos mejores que el Almería, Eibar, Las Palmas, Tenerife, mejor que todos los equipos que están ahí arriba, y tengo la convicción de que el Real Valladolid subirá directo y que lo hará primero. Así que no he querido prometer nada porque me guardo esas promesas para cosas que estén un poco más difíciles. En el caso del Real Valladolid yo creo que estamos en la Liga de ganar ese año el campeonato de Segunda y subir a Primera otra vez.