El regreso de Kike Pérez, la piedra angular para el centro del campo

El centrocampista blanquivioleta volvió a calzarse las botas tras varios meses en el dique seco

Kike Pérez volvió ante el Málaga a los terrenos de juego | Fuente: Real Valladolid

El partido del pasado viernes frente al Málaga CF dejó una estupenda noticia con nombre propio. Tras varios meses alejado de los terrenos de juego, Kike Pérez volvió a ponerse la camiseta blanquivioleta. Sin duda alguna una noticia que alegra a todo el equipo y afición al sumar nuevos efectivos para el centro del campo.

El centrocampista disputó en la última jornada sus primeros minutos de la temporada después de que en el primer entrenamiento de la pretemporada se fracturase el quinto metatarsiano de un dedo del pie. El ‘8’ pucelano saltó al césped del Estadio José Zorrilla en el minuto 89 para entrar en la dinámica competitiva y volver a coger sensación de partido. Además, su entrada sirvió como revulsivo al equipo ya que por sus botas pasaron muchos balones en ese descuento en el que el Pucela apretó con insistencia en busca de la remontada.

De esta manera, el canterano buscará poco a poco afianzarse en el once titular de un Real Valladolid que va suma más competencia a esta demarcación con el objetivo de evolucionar y llegar a alcanzar su máximo potencial. Precisamente, un doble pivote en el que en las últimas jornadas Roque Mesa y Aguado tras sus buenas actuaciones parecen haberse asentado en el centro del campo. La sana competencia en esta demarcación hace que Pacheta cuente con múltiples opciones para este puesto al que hay que sumar los nombres de Alcaraz o Anuar, además del recién incorporado ya mencionado, Kike Pérez.

Pero el regreso de Kike Pérez no fue el único debut ante el Málaga. Por su parte, el canterano Slavy disfrutó, a sus 19 años, de vestirse por primera vez la camiseta del primer equipo del Real Valladolid y de disputar minutos en el fútbol profesional. El internacional en categorías inferiores de la Selección Española, ahora en las filas del Promesas, debutó con el filial en Segunda B en 2020 cuando formaba parte del equipo juvenil blanquivioleta, al que llegó en verano de 2019. Un hito más en la progresión del futbolista, quien superó una lesión en su rodilla izquierda que le mantuvo alejado de los terrenos de juego durante 8 meses, que tiene esta tarde un partido importante a las órdenes de Julio Baptista en Almendralejo ante el Extremadura UD.