Luis Vélez detalla la Zona de Bajas Emisiones en Valladolid: “No es una cuestión de color político, la Ley de Cambio Climático afecta a las ciudades por igual”

Los vallisoletanos experimentarán una importante transformación en el centro de la ciudad a partir de 2023 con la implantación de la Zona de Bajas Emisiones. El Ayuntamiento de Valladolid presentó el anuncio regulado por la Ley de Cambio Climático que exige a las ciudades de más de 50.000 habitantes restringir el tráfico de los vehículos más contaminantes. Una medida que ha levantado mucha incertidumbre en la ciudadanía acerca de qué vehículos y bajo qué condiciones van a poder circular por la almendra central de la capital. En el caso de Valladolid será de algo más de 3 kilómetros.

El concejal de movilidad de Valladolid, Luis Vélez, detalla en Valladolid Plural todas las novedades y dudas acerca de los cambios que supondrá la Zona de Bajas Emisiones para los vecinos, residentes, trabajadores o turistas. El responsable del área también valorará algunos asuntos de actualidad municipal de especial interés como las obras del túnel de Andrómeda o la sentencia de los carriles bici.

Pregunta. ¿En qué consiste la nueva Zona de Bajas Emisiones que se va a implantar en Valladolid a partir del próximo año?

Respuesta. La Ley de Cambio Climático obliga a las ciudades de más de 50.000 habitantes a que antes del 2023 se implanten Zonas de Bajas Emisiones. En este sentido, Madrid y Barcelona son dos modelos distintos pero son ciudades que han ido por delante y todas las ciudades estamos tramitando este nuevo escenario. Para Valladolid tampoco es nuevo, hay que recordar que en el pasado mandato ya se aprobó el Plan contra la Contaminación que nos ha permitido reducir los niveles y tomar algunas medidas cuando se rebasaban esos niveles con restricción de tráfico. Por tanto, ha sido un paso importante que nos permite que en estos momentos sea más fácil abordar la nueva Zona de Bajas Emisiones.

Recientemente, el alcalde de Valladolid y la concejala de Medio Ambiente presentaban el Plan de Calidad del Aire que se someterá a pleno este miércoles con su aprobación definitiva y se comenzará a tramitar también la nueva ordenanza que será la que regule los accesos y restricciones. Considero que es un paso importante que va a ayudar a las ciudades a primar la salud de los ciudadanos y a reducir los niveles de contaminación. Está claro que va a ayudarnos y la aprobación de esta Ley es una manera de buscar una homogeneidad en el conjunto de las ciudades.

P. ¿Qué perímetro engloba esta nueva Zona de Bajas Emisiones?

R. Es un perímetro amplio. Inicialmente se planteó la posibilidad de la almendra central que es la zona que ya se restringió el tráfico con el protocolo anticontaminación, y ahora es una zona bastante más amplia puesto que en el periodo de alegaciones ha habido propuestas en este sentido y se han tenido en cuenta. Se ha ampliado la zona en base a diferentes estudios e informes técnicos y se considera lo más adecuado, concretamente son algo más de 3 kilómetros de perímetro.

P. ¿Qué va a suponer para los vecinos que se haya ampliado la Zona de Bajas Emisiones?

R. Va a haber mayores ventajas para los residentes porque lógicamente se amplía el número de residentes que viven en esta zona, va a haber menos congestión y se va a reducir de una forma más notable la contaminación. De todos modos son los técnicos quienes marcan la línea en base a criterios objetivos.

P. Se cumplen diez días del anuncio de la Zona de Bajas Emisiones en Valladolid, ¿Qué valoración inicial hace de la respuesta de los vecinos?

R. En general, muy positiva. Es verdad que no partimos de cero y no suena a nuevo a la gente. Hay que hacer mucha pedagogía y explicar mucho a los ciudadanos las ventajas y el lado positivo de este tipo de medidas. No va a ser algo drástico que se vaya a aplicar mañana y va a haber mucho tiempo de darlo a conocer. Hay que dar mucha información a los ciudadanos y los medios de comunicación sois fundamentales, pero tendremos tiempo suficiente para hacerlo con una cierta tranquilidad.

P. ¿Cree que se va a necesitar una amplia campaña informativa para que se implante con eficacia?

R. Sí, es fundamental. A veces los miedos que hay son por falta de información y es necesario que los ciudadanos tengan esa información y que vean que no va a haber mayor problema. Vamos a poder vivir mejor, con una mayor calidad de vida y que no va a haber dificultades en la movilidad sino al contrario, va a mejorar. Es muy importante que podamos lanzar este mensaje con datos y explicaciones sobre el nuevo escenario que vamos a tener a partir de 2023.

P. Hemos visto ya las primeras reacciones a esta Zona de Bajas Emisiones. La oposición y los comerciantes han criticado la dureza de esta restricción, parece que nunca llueve a gusto de todos…

R. En cierta manera lo entiendo también, las críticas van por diferentes intereses, aunque yo no entiendo a la oposición, como el estar en contra de todo, como es en este caso en el Ayuntamiento de Valladolid. Yo entiendo la oposición desde un punto de vista constructivo y habrá cosas en las que no se esté de acuerdo pero habrá otras en las que se pueda estar de acuerdo. Las Zonas de Bajas Emisiones no es una cuestión de color político, es la Ley del Cambio Climático que se ha aprobado y afecta a todas las ciudades por igual, al margen de quien las gobierne. Son medidas que llegan para quedarse, por tanto habría que intentar buscar el mayor consenso posible porque eso va a beneficiar a la ciudad y al conjunto de los ciudadanos. Por eso hago este llamamiento a intentar buscar el mayor consenso al margen de que pueda haber alternancia política en un determinado momento. Saquemos del debate en la medida de lo posible estas cuestiones estratégicas de ciudad.

Luego vemos otras críticas que ocurren en todas las ciudades. El comercio a veces tiene una idea equivocada acerca de la movilidad de la ciudad y se oponen en ocasiones a peatonalizaciones. Sin embargo, luego, cuando se realizan están contentos y en los resultados positivos que tiene. Incluso en Valladolid, fue el propio comercio el que nos ha pedido algunas peatonalizaciones que se han generado como la calle Regalado. De nuevo, creo que hay que buscar el mayor consenso posible, los periodos de alegaciones también son para enriquecer el debate y los documentos, y en este caso ha sido así, con las alegaciones que se han presentado. Todavía queda por delante debate para mejorarlo ya que se aprobará el Plan de Calidad del Aire en el próximo Pleno pero se someterá a debate la próxima ordenanza y serán interesantes las propuestas que nos puedan hacer llegar los ciudadanos a nivel individual o los colectivos que puedan estar interesados.

Vehículos circulando por el centro de Valladolid | Valladolid Plural

P. Ahora entramos a resolver las dudas de los ciudadanos de a pie, ya no solo los propios vecinos sino aquellos visitantes o trabajadores. ¿Qué fecha maneja el Ayuntamiento para la implantación definitiva de la Zona de Bajas Emisiones en la ciudad?

R. En el segundo semestre de 2023. En el primer borrador que se aprobó ya se planteaba, y por tanto cumple la ley.

“A partir del segundo semestre de 2023 estará permitido a los vehículos con etiqueta CERO emisiones, ECO, C y B. En enero de 2025, los vehículos B ya no podrán acceder y en enero de 2030, los C tampoco”

Luis Vélez, concejal de Movilidad

P. Pónganos ejemplos prácticos, ¿Qué coches van a poder circular por el perímetro acotado en la Zona de Bajas Emisiones?

R. A partir de esa fecha el acceso estará permitido a los vehículos con etiqueta CERO emisiones, ECO, C y B. En enero de 2025, los vehículos B ya no podrán acceder y en enero de 2030, los C tampoco. Es decir, en enero de 2030, solo podrán acceder los vehículos que tengan la etiqueta que emite la DGT de CERO emisiones y ECO. Creo que esto realmente va a afectar a muy pocos, sí a un porcentaje importante, en torno al 17% de los vehículos, teniendo en cuenta que todos los residentes van a poder acceder y que aquellas personas que acudan a un aparcamiento público también van a poder hacerlo.

P. ¿El Ayuntamiento tiene algún cálculo de cuántos vehículos no podrían circular por esta zona una vez se implante la medida?

R. Los que no tengan etiqueta y se hace un cálculo en torno al 17%. Hay que tener en cuenta que no todos los vehículos de esa antigüedad se mueven habitualmente. Hay muchos turismos que son antiguos y no forman parte del parque circulante porque los ciudadanos por diferentes razones no lo utilizan habitualmente. Insisto que aquellas personas que estén dentro de la Zona de Bajas Emisiones no les afectan esta restricción y podrán moverse aunque no tengan etiquetas.

P. Un vehículo que no cumpla con los requisitos, sea por ejemplo un visitante, ¿Va a poder transitar por la almendra y estacionar en la vía pública?

R. Podrá estacionar en los aparcamientos públicos pero también hay que tener en cuenta que Valladolid es una ciudad muy cómoda para caminar y pasear. Pero aún así, es una ciudad que tiene una amplia red de siete aparcamientos con unos precios muy económicos en el centro y también aparcamientos subterráneos públicos. Otra de las opciones es que disponemos de un servicio público de alquiler de bicicletas que esperemos que a partir del año que viene sea más atractivo, más moderno y más adaptado a lo que los ciudadanos nos demandan. Los visitantes o turistas no van a tener ningún problema en moverse por la ciudad, incluso aunque se desplacen con su vehículo porque van a poder aparcar perfectamente en uno de estos parkings y luego desplazarse a pie, bicicleta, autobús… que cada vez tiene más usuarios.

P. En el caso de los trabajadores que se desplacen al centro de la ciudad y tengan un garaje propio, ¿Podrán acceder a la zona?

R. Si tienen garaje en alquiler o propiedad, claro que podrán acceder a la Zona de Bajas Emisiones.

P. Si nos vamos a los comerciales y repartidores, ¿Qué protocolo se llevará a cabo?

R. Hay que esperar también a la regulación de la ordenanza. Esta es una pregunta que nos realiza mucha gente y entiendo también la impaciencia. Pero hay que regularlo. En estos momentos ni siquiera se ha sacado la consulta pública previa y no se ha sometido el texto a aprobación inicial. Tendrá que haber un periodo de alegaciones, veremos también esas sugerencias que se plantean y como queda el documento definitivo. Se va a intentar dar respuesta a todas las necesidades. Lógicamente, la distribución de mercancías es un tema muy importante en las ciudades y es probablemente uno de los mayores retos que tenemos por delante, el mejorar la distribución de las mercancías en el centro de la ciudad, especialmente, en las zonas peatonales donde a veces se generan riesgos y peligros que hay que intentar evitar y corregir. Para eso vamos a necesitar la colaboración de todo el mundo, por un lado del sector que se adapte más rápidamente a vehículos sostenibles medioambientalmente, pero también de la colaboración de quien entrega y recibe las mercancías que es fundamental.

P. Otra de las dudas que surgen entre la ciudadanía es el control que se establecerá en la Zona de Bajas Emisiones, cuéntenos qué medidas se van a poner en marcha para que se cumpla esta normativa.

R. Va a estar controlado a través de un sistema de cámaras. El área de Medio Ambiente ya está tramitando el contrato para poder discriminar y detectar las matrículas que acceden y salen. Al igual que ya hay en otras ciudades que tienen este tipo de sistemas de detección por lo que la ciudad de Valladolid también dispondrá de ellos próximamente.

“Habrá un régimen sancionador que se tendrá que fijar en la propia ordenanza”

Luis Vélez, concejal de Movilidad

P. ¿Qué penalizaciones habrá para aquellos que no cumplan la normativa?

R. Lógicamente habrá un régimen sancionador que se tendrá que fijar en la propia ordenanza pero en estos momentos es pronto para aventurar. Hay un borrador ya de la Federación Española de Municipios y Provincias que marca unas pautas y se utilizará para que nos sirva de guía en Valladolid. Lo importante no es la sanción, sino que la sanción puede llegar a corregir una determinada situación. Lo importante es que los ciudadanos tengan la información acerca de las posibilidades que tienen y de la normativa que les va a generar unos derechos y obligaciones.

P. La ciudad se dirige a una movilidad más sostenible y verde, donde el peatón gane terreno a los vehículos propios. Usted como responsable de este área, ¿Cree que hay predisposición por parte de los ciudadanos a dejar de lado el coche para desplazarse al centro?

R. Yo creo que la hay desde hace muchísimos años. Valladolid es una ciudad en la que se camina mucho. Los vallisoletanos realizamos 650.000 desplazamientos diarios, más del 53% son a pie, en torno al 30% en vehículos privado, 13% en transporte público y el 1 o 2% en otros medios como bicicleta, u otros vehículos de movilidad personal. La gente cada vez valora más el poder pasear de una forma más amable y agradable, con menos humos y ruidos, es decir, con una mayor calidad de vida. Además, la mayor parte de los desplazamientos que se realizan en vehículos particulares son cortos, de menos de 3 kilómetros y eso quiere decir que podríamos utilizar otros medios para desplazarnos.

P. Recientemente, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número uno de Valladolid ha declarado ilegal la implantación de carriles bici y bus-taxi en la ciudad, una situación que lo celebró la oposición, ¿Cómo lo ha asumido el Ayuntamiento? ¿Tienen alguna respuesta a esta sentencia?

R. No ha declarado ilegal los carriles bici, lo que ha declarado es cómo se ha tramitado la aprobación, es importante ese matiz. La sentencia lo que dice es que se tenía que haber aprobado por vía ordenanza y no por decreto como se ha hecho. No entra en el fondo de la cuestión de si carriles bici sí o no, carriles bus sí o no, no entra en eso. Hemos actuado en dos vías, una presentando el recurso porque no compartimos la sentencia y el Ayuntamiento está en su derecho de recurrirla y ver qué dice el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. En todo caso, hemos iniciado la tramitación de una ordenanza para regular estos carriles bici y carriles bus. Si el único problema es ese, hemos comenzado la tramitación para subsanar ese defecto de forma, y en los próximos meses tendremos una ordenanza que dará cumplimiento a esta sentencia.

P. En cuanto a la conclusión de las obra del túnel de Andrómeda, ¿Qué plazos se manejan? ¿Estará finalizado para marzo?

R. Espero que cuanto antes. De plazos no puedo hablar porque no es una obra que dependa del Ayuntamiento, en todo caso digo que parece que está terminándose. Hay trabajadores durante todo el día y la empresa está a tope, se les ve porque nosotros estamos ejecutando una obra de reurbanización al lado, en la calle Nueva del Carmen. Va a ser una infraestructura muy importante de ciudad para comunicar esas dos zonas a través de vehículos, transporte público y peatones. Hay que recordar que cuando nosotros llegamos al Gobierno Municipal en 2015 había un proyecto para ese túnel que no permitía el paso ni de autobuses ni de camiones de bomberos y nos pareció un despropósito. Ha llevado más tiempo porque ADIF tuvo que rehacer el proyecto para incorporar el gálibo que permitiera esta posibilidad y desde luego que fue un acierto. Esto nos va a permitir introducir la línea 7 por ese túnel que nos comunique el otro extremo de la ciudad Arturo Eyries con los Santos Pilarica en una de las líneas más importantes de la ciudad.

P. Los fondos europeos potenciarán las políticas de movilidad de Valladolid con la reciente concesión de 38 millones de euros, ¿En qué se van a utilizar?

R. Es una magnífica noticia, después de meses trabajando en estos proyectos. Son fondos que van destinados a proyectos concretos, Europa dejó claro que quería proyectos maduros y que no iba a financiar ideas poco sólidas. Recibimos dos vías de fondos, por un lado 13,5 millones de euros directamente para financiar los ascensores urbanos, los de San Isidro que ya están ejecutados y también los dos elevadores que se están ejecutando en el barrio de Parquesol en la ladera norte y este. Conseguimos financiación para el nuevo sistema de bicicleta pública, para una amplia red de aparcamientos seguros de bicicleta y para la implantación de la Zona de Bajas Emisiones con las cámaras que se tendrán que instalar. También para un nuevo centro de control de Auvasa. Por otro lado, recibimos una subvención de 4 millones de euros para un proyecto de ciudades conectadas que engloba seis ciudades de España para un proyecto de movilidad que nos permita a través de una única app gestionar toda la movilidad de las ciudades. Será en código abierto de tal forma que cualquier ciudad, una vez finalizado el proyecto se va a poder incorporar en las fases que considere necesarias. El proyecto está financiado con un total de 25 millones de euros procedentes de los fondos europeos.

P. Por último, a principios de año el Ayuntamiento de Valladolid empezaba a gestionar el aparcamiento de la Plaza Mayor, ¿Qué valoración hace de la municipalización de estos servicios?

R. Muy positiva. Estábamos obsesionados con que los ciudadanos no notaran el cambio y no se les trastocara el servicio, y eso se ha conseguido porque de un día para otro cambió la gestión a la municipal, y en ese sentido, no lo han notado. En lo que sí que lo han notado es en una mejor gestión pensando más en lo público y disponen de unos bonos de 24 horas, diurnos, nocturnos y para los residentes. Mejoraremos las necesidades pendientes y además se mantiene la rentabilidad, ya que es un aparcamiento y es necesario que se mantenga esa rentabilidad por estar en el centro neurálgico de la ciudad.