Los vallisoletanos están llamados a enfundarse la camiseta verde en la XI Marcha Contra el Cáncer

Los vallisoletanos volverán a mostrar su solidaridad y compromiso en la lucha contra el cáncer un año más. La XI Marcha Valladolid Contra el Cáncer, organizada por la Asociación Española Contra el Cáncer en Valladolid se celebrará el próximo domingo 6 de noviembre a las 10.30 horas. Dada la trayectoria histórica del evento, se prevé alcanzar una participación de 60.000 personas, batiendo su propio récord de inscripciones y siendo un año más la marcha más numerosa de toda España. El dinero recaudado se destinará a continuar financiando las Ayudas de Investigación promovidas desde la sede de Valladolid, que este año alcanzan una cuantía de 450.000 euros.

El alcalde, Óscar Puente, ha sido el encargado de presentar este miércoles la XI Marcha Valladolid contra el Cáncer acompañado por el concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana , Alberto Palomino; la concejala de Servicios Sociales y Mediación Comunitaria Rafaela Romero; el presidente de la Asociación en Valladolid, Artemio Domínguez; el delegado Comercial de Iberdrola en Castilla y León, Celiano García; y la investigadora y la doctora Irene Ferrer, científica del grupo de Oncología Molecular y Nuevas Terapias del Instituto de Investigación del Hospital 12 de Octubre de Madrid y portadora de una Ayuda de la Asociación Española Contra el Cáncer en Valladolid. Al acto han asistido además distintos miembros del equipo de Gobierno y de la Corporación Municipal.

Durante su intervención, el alcalde, Óscar Puente, ha incidido en la importancia de que el Ayuntamiento muestre su decidido apoyo a la Asociación Española Contra el Cáncer por lo que ha desvelado que se concederá la Medalla de Oro de la ciudad a la AECC Valladolid. Puente ha destacado que la marcha de Valladolid sea la más multitudinaria de España a la vez que ha recordado la “importancia” de apoyar a esta asociación y “reconocer” la labor que desarrollan con pacientes y familiares. Por su parte, el presidente de la Asociación Contra el Cáncer de Valladolid, Artemio Domínguez, ha mostrado su sorpresa por el anuncio y agradeció en nombre de toda la Asociación por este reconocimiento.

La salida de la XI Marcha Valladolid contra el Cáncer estará situada en las pistas deportivas del paseo del Campo Grande y el recorrido de 5 kilómetros se podrá realizar corriendo o andando. La llegada será al final del carril bus de la acera de Recoletos. Los participantes se deberán situar a partir de la línea de salida hacia la plaza de Zorrilla y en el paseo del Príncipe del Campo Grande. En primera línea se situarán los participantes que vayan a realizar la prueba corriendo. En segunda línea de salida se situarán las personas que realizan la marcha andando. Por motivos de seguridad no se permitirá participar en la marcha con patines, patinete o bicicletas.

Esta prueba tiene un carácter lúdico-deportivo y no competitivo y está abierta a todas aquellas personas que quieran colaborar con la Asociación Española Contra el Cáncer. Los dorsales se entregarán en el momento de la inscripción. A los 35.000 primeros inscritos se les hará entrega de una camiseta. Al resto se les entregará otro detalle. La inscripción tiene un coste de 6 euros, cuya recaudación irá destinada a la investigación oncológica. Las personas que quieran colaborar y no puedan asistir podrán contribuir con el Dorsal 0 realizando su aportación desde casa.

La Doctora Irene Ferrer es una de las portadoras de una Ayuda de Investigación de la Asociación Española Contra el Cáncer en Valladolid y ha aprovechado la presentación de la Marcha para compartir los avances alcanzados gracias a su estudio. Ferrer ha investigado la relación que existe entre el proceso inflamatorio, debido, entre otras cosas, a la exposición al humo del tabaco, y el desarrollo de cáncer. La inflamación es un mecanismo natural que el organismo utiliza para defenderse ante agentes adversos y reparar los daños que se producen en el cuerpo, un proceso complejo en el que existen diferentes vías e intervienen distintas moléculas.

El humo del cigarro induce una reacción inflamatoria en las vías aéreas y en los pulmones de los fumadores. Por ello, una exposición continuada al humo hace que se produzcan ciclos repetitivos de daño y reparación del tejido pulmonar, lo que puede favorecer la generación de un tumor. Además, la inflamación promueve un ambiente favorable para el crecimiento de las células tumorales.

En este aspecto, el grupo de investigación en el que trabaja la Dra. Ferrer describió que una molécula inflamatoria, llamada IL-11, puede servir como nuevo biomarcador, un signo que permite identificar un tumor a tiempo con un diagnóstico precoz y conocer sus características. Además, esta molécula y su funcionamiento pueden resultar útiles para describir nuevas dianas terapéuticas, los “puntos débiles” de un tumor a los que atacar con un tratamiento.

“Apoyar la investigación contra el cáncer es la única manera que hay para conseguir que un día podamos curar esta enfermedad en todas sus formas posibles”, afirma Ferrer. “Tengo fe en que un día, entre todas las pequeñas aportaciones que hacemos todos los investigadores del cáncer, consigamos vencer a esta enfermedad, como en el pasado la ciencia consiguió vencer otras enfermedades”, añade la investigadora. Recientemente, la Doctora Irene Ferrer, junto con otros investigadores apoyados por la Asociación Española Contra el Cáncer, ha publicado un resultado de investigación que podría mejorar la aplicación de un tratamiento en cáncer de pulmón de células no pequeñas, además de ayudar a conocer mejor la evolución de este tumor.

Un año más, la Marcha Valladolid Contra el Cáncer cuenta con el apoyo especial de Iberdrola como colaborador principal por séptimo año consecutivo. Ésta se enmarca en el acuerdo que mantienen ambas entidades para trabajar, tanto en la investigación para mejorar el diagnóstico y tratamiento contra el cáncer, como por la sensibilización social orientada a la lucha contra la enfermedad. Iberdrola y la Asociación Española Contra el Cáncer sustentan una relación histórica que se consolidó en 2015 con la firma de un acuerdo de colaboración orientado a la investigación contra el cáncer. El compromiso continuado de la compañía y de sus clientes ha hecho que Iberdrola se convierta en el principal colaborador privado de la Asociación.