La receta paso a paso de una de las tapas y aperitivos por excelencia: mejillones tigres

El mejillón es un molusco de lo más versátil para la gastronomía. Es un producto que lo podrás encontrar fresco, congelado o en conserva, y lo mejor es que lo tendrás disponible en cualquier época del año. El mejillón ofrece infinitas aplicaciones culinarias y además han recorrido desde la costa de Galicia toda la península, porque toda España opta por un buen plato de mejillones en cualquiera de sus formas. Y precisamente, entre una de esas formas de preparar los mejillones te traemos una que es sin duda muy aclamada por los bares para sus tapas y aperitivos, los mejillones tigre. Si los datos certifican que el mejillón es el marisco más consumido, por algo será. Y es que nos ofrece buen precio, fácil de encontrar y miles de maneras de presentarlos en tu mesa.

Los mejillones tigres son una de las recetas estrella y aunque parece fácil se necesita un buen toque de paciencia y de mano en la cocina, sobre todo para la bechamel. Si nunca te has lanzado a preparar unos mejillones tigres con esta nueva sección te lo recordamos para que te pongas manos a la obra y sorprendas a los tuyos en las próximas cenas. Los ingredientes que necesitarás para 4 personas, primero para el relleno, son un kilo de mejillones, un diente de ajo, una guindilla cayena, 150 gramos de cebolla, 100 gramos de tomate frito, 60 mililitros de vino blanco, sal y aceite de oliva. Para la bechamel apunta 35 gramos de mantequilla, 35 gramos de harina de trigo, 350 mililitros de leche, sal y pimienta negra molida. Por último, para el empanado y la fritura necesitarás un huevo 75 gramos de pan rallado y aceite de oliva. El tiempo de preparación para esta receta será de 20 minutos y el cocinado otros 35 minutos. Pero no lo pienses demasiado, comenzamos con los pasos a seguir.

Lo primero que vamos a hacer es preparar el relleno de nuestros tigres. Para ello abrimos el kilo de mejillones al vapor. Les quitamos las barbas a los mejillones y los lavamos por fuera con agua fría. Después, ponemos una cazuela a fuego fuerte con un poco de agua y los metemos dentro. Tapamos la cazuela y esperamos unos 5 minutos a que se abran los mejillones al vapor. Una vez que se han abierto, los retiramos de las conchas. Reservamos unas 30 conchas y las lavamos bien porque después será donde montemos los tigres. A continuación, picamos los mejillones y reservamos 50 mililitros del agua de cocción de los mejillones. Ponemos una sartén a fuego medio con un chorro generoso de aceite de oliva y cuando el aceite esté caliente, añadimos un diente de ajo picado muy finito, una guindilla cayena y sofreímos unos instantes. Seguidamente, añadimos 150 gramos de cebolla picada muy finita, una pizca de sal y cocinamos unos 5 minutos. Acto seguido, añadimos 100 gramos de tomate frito, mezclamos y cocinamos un par de minutos aproximadamente.

En este punto, subimos el fuego para añadir el vino blanco y cocinamos un minuto para que se evapore el alcohol. Una vez transcurrido ese tiempo añadido la carne de los mejillones y la mezclamos con el sofrito que hemos elaborado previamente. Añadimos ahora el agua de cocción de los mejillones y dejamos cocinar 5 minutos más. En este punto, retiramos la guindilla cayena y ya tenemos listo el sofrito de los mejillones tigres. Ahora seguimos con la bechamel, y comenzamos poniendo una cazuela a fuego medio con la mantequilla. Cuando esté derretida, añadimos 35 gramos de harina y la cocinamos durante 2 minutos. A continuación, añadimos la leche poco a poco y sin dejar de remover con unas varillas. Agregamos sal y pimienta negra molida y cocinamos 5 minutos, removiendo con las varillas hasta que la mezcla haya espesado por completo y tener la textura de bechamel.

Posteriormente, añadimos el sofrito de los mejillones a la bechamel para mezclarlo todo. Cocinamos el conjunto a fuego bajo unos 5 minutos y ya tenemos listo el relleno de los mejillones tigres. Reservamos durante unos minutos el relleno para que se enfríe un poco y después, nos ponemos a rellenar las conchas de los mejillones con la ayuda de una cuchara de postre. Cuando tengamos todas las conchas rellenas, las metemos en la nevera un mínimo de 2 horas. Así ya podemos empanar los mejillones tigres, de una manera muy sencilla, con el huevo batido y el pan rallado. Cuando tengamos este paso vamos a freírlos en una sartén a fuego fuerte con aceite de oliva. Vamos friendo los mejillones boca abajo en tandas de pocas unidades para que el aceite no baje demasiado de temperatura. Dejamos freír los mejillones sobre un minuto hasta que se pongan doraditos y los retiramos a una fuente con papel absorbente. Listos para disfrutar de un manjar como los de toda la vida.