La prisión de Villanubla abre una investigación interna para esclarecer la muerte del triple homicida de La Rondilla

El centro penitenciario de Villanubla ha trasladado a la autoridad judicial el fallecimiento del hombre acusado de los homicidios de tres personas en el barrio vallisoletano de La Rondilla el pasado sábado 13 de agosto, según establece el protocolo. El arrestado A.Y. de 43 años y de origen marroquí fue encontrado ahorcado este miércoles en su celda tras ingresar en la cárcel el pasado martes, por lo que, la prisión acaba de iniciar los trámites para abrir una investigación interna para analizar las circunstancias en las que se han producido los hechos.

La dirección de la prisión ha abierto una “información previa” para investigar cómo ocurrió la muerte del preso mientras se encontraba en periodo de observación, aunque todos los indicios apuntan al suicidio. Lo que llama la atención es que durante este proceso de observación, los nuevos presos suelen estar vigilados continuamente por funcionarios u otros internos de apoyo, pero en este caso el marroquí pudo coger una sábanas a modo de soga y ahorcarse en un momento en el que se encontraba solo en su celda.

Cuando llegaron los funcionarios, el cuerpo de Aaziz El-Yazid estaba ahorcado y ya sin vida, por lo que los servicios forenses certificaron su muerte en la tarde de este miércoles 17 de agosto. Fuentes penitenciarias aseguran que se debe esperar al informe definitivo de la muerte, antes de especular.

Ahora, la autoridad judicial tendrá que investigar el esclarecimiento de los hechos y las circunstancias por las que pudo morir el autor de los tres crímenes de La Rondilla que causó el pánico y el miedo en este barrio vallisoletano tras asesinar a su pareja de 54 años, a su suegra de 78 y a un hombre de 72 años para posteriormente prender fuego a las viviendas con los cadáveres en el interior.

Tampoco se puede pasar por alto que horas después, el ahora fallecido agredió a dos matrimonios de avanzada edad en calles cercanas de La Rondilla con el fin de robar en sus viviendas. Fueron precisamente estas acciones violentas las que permitieron a la Policía Nacional detener al hombre, que según fuentes policiales, se sospechó desde un primer momento que se trataba del triple homicida.