La Asociación Esclerosis Múltiple Valladolid estrena nueva sede en el antiguo colegio Constanza Martín

La Asociación de Esclerosis Múltiple Valladolid estrena nuevas instalaciones ubicadas en el antiguo colegio Constanza Martín. El alcalde, Óscar Puente, junto al presidente de la Diputación, Conrado Íscar, la delegada territorial, Raquel Alonso, el presidente de la Asociación, Javier Tovar Carravilla, y otras autoridades han presentado este miércoles 15 de marzo la renovada sede. El conocido cómico vallisoletano J.J. Vaquero, colaborador de esta Asociación, también ha estado presente en este acto haciendo de las suyas y poniendo el toque de humor a un nuevo espacio que arropa a los pacientes de esta enfermedad.

La Asociación Esclerosis Múltiple Valladolid es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como misión la mejora de la calidad de vida de los afectados de Esclerosis Múltiple y otras enfermedades neurodegenerativas, y sus familias, a través de la prestación de una atención socio sanitaria adaptada a sus necesidades específicas, ofreciendo información y orientación especializada, sensibilizando e informando a la población, defendiendo los derechos de los afectados y apoyando la investigación.

En 1995, el Ayuntamiento de Valladolid cedió un espacio de 140 metros cuadrados a esta Asociación para que pudiera llevar a cabo su actividad, pero en la actualidad debido al importante aumento de la incidencia de la enfermedad en la población, estableciéndose a partir del año 2000 entre 80 y 120 casos por 100.000 habitantes, hacía necesario encontrar una sede con mayor espacio para poder mantener una calidad en la asistencia a los afectados. Desde la Concejalía de Educación, Infancia, Juventud e Igualdad, como ha explicado la concejala María Victoria Soto, tras reunirse con la Asociación, se consideró la cesión de las instalaciones del colegio Constanza Martín que ya no se utilizaba para la docencia directa y podía reunir las condiciones para poder ser su nueva sede contando con algo más de 400 metros cuadrados de instalaciones.

“Les dijimos que sí por varias razones -ha comentado la concejala- la primera porque entendemos que los afectados por esclerosis cada vez son más; por desgracia hay mucha gente joven que necesita terapias, atención y sobre todo el apoyo que da una asociación. Esto se ha hecho realidad, se le da otra vida al barrio de San Pedro, siempre acogedor y que ahora recibe a estas personas activas, dinámicas y que merecen tener un futuro en igualdad con respecto al resto de la ciudadanía. Hemos realizado la cesión de este centro con la esperanza de que sea muy utilizado y de que se aun referente para toda la Comunidad en el tratamiento de esta enfermedad que afecta de una manera muy dura a muchos ciudadanos de nuestra ciudad”.

El nuevo centro dispone también de una biblioteca con la que se crearán sinergias a la hora de trabajar igualmente que puede suceder con los talleres de carpintería o de forja, que se imparten también aquí. El presidente de la Asociación, Javier Tovar Carravilla, ha querido dar las gracias, en nombre de los más de mil afectados que hay de esclerosis múltiple que hay en Valladolid capital y provincia, al Ayuntamiento y muchos de los presentes por su ayuda para llevar a cabo el proyecto de logra una nueva sede. La reforma, como ha expuesto, ha tenido un coste de 170.000 euros de los que 71.300 euros se han conseguido gracias a la iniciativa ‘Apadrina un ladrillo’.

El alcalde, Óscar Puente, ha sido el encargado de cerrar el acto y ha querido destacar que “es un momento de alegría para toda la ciudad. Las sociedades son lo que son en función de cómo tratan a quienes tienen más dificultades y necesitan más ayuda, por tanto, Valladolid es hoy una ciudad mejor, más solidaria y lo es gracias al trabajo de vuestra Asociación y a vuestra persuasión que, cuando se ejerce con una sonrisa se convierte en un arte y quien la preside mantiene siempre esa sonrisa, lo que es un mensaje poderosísimo para toda la sociedad, para quien tiene la enfermedad y para quien no la tiene. Hay que ser positivo y mirar la vida con una sonrisa”.

“Este centro Constanza Martín lo conocí hace muchos años, cuando era un taller de grabado, y hoy este edificio que estaba en desuso se pone en valor, un barrio cobra nueva vida y una nueva actividad y una asociación como esta encuentra un espacio para acoger a las personas que lo necesitan. Seguiremos acompañándoos para que vuestro trabajo tenga sus frutos, para que se visibilice esta enfermedad y para que entre todos contribuyamos a la investigación y el tratamiento de esta enfermedad”, ha concluido el alcalde.