El debate y la reflexión centran el V Foro de la Cultura que se celebra en Valladolid

Reflexión, pensamiento, análisis, diálogo, debate, ideas… Son palabras clave del quinto Foro de la Cultura que se viene celebrando desde el pasado martes en diversos escenarios de la ciudad y que hoy ha recalado en el Teatro Calderón. El Ayuntamiento de Valladolid patrocina este encuentro que hoy ha contado con la intervención del alcalde, previa a la participación del filósofo y sociólogo francés, Gilles Lipovetsky, y el historiador y escritor alemán, Philipp Blom, con la moderación del escritor y periodista, Juan Cruz.

“Valladolid -ha afirmado Óscar Puente- se honra en acoger un evento de la importancia del Foro de la Cultura, que se ha erigido como un espacio destinado a la reflexión sobre cuestiones de especial interés para nuestra sociedad. Estoy convencido de que, al igual que en las precedentes, la edición que se desarrolla en Valladolid será un éxito. Valga como barómetro de ello la nutrida presencia de asistentes en las sesiones que ya se han celebrado a lo largo de esta semana”.

Este Foro de la Cultura que reúne hasta el próximo domingo a un importante plantel de ponentes, casi sesenta, entre los que se encuentran intelectuales, artistas, científicos o deportistas de primer nivel, que se reparten en dieciséis encuentros en los que aportarán sus puntos de vista, desde diferentes perspectivas, todas ellas unidas en torno a un eje central: el análisis de la brecha intergeneracional.

El alcalde ha constatado cómo la intensidad de la “fisura” entre los jóvenes y la gente mayor se agudiza el campo de la tecnología, debido a que el acceso a la misma y la pericia en su utilización es desigual entre unos y otros, entre los denominados nativos e inmigrantes digitales, por cuanto a los mayores les cuesta sumergirse en procesos en los que los jóvenes se desenvuelven con absoluta naturalidad.

Sin embargo, hay quien defiende que esa brecha tecnológica se va estrechando, porque las personas mayores van accediendo paulatinamente a mayor formación en esta materia, lo que los lleva a manejar móviles y sus aplicaciones y ordenadores cada vez con más soltura. Pero también es cierto que la brecha intergeneracional se aprecia igualmente en otros ámbitos, por ejemplo, en el mercado de trabajo. Aunque las raíces de ese problema vienen de lejos, la crisis económica y financiera que comenzó a manifestarse en 2008 dañó especialmente el empleo de los jóvenes, que, sin tiempo para superar aquella coyuntura, se han visto además afectados de nuevo por la crisis generada por la pandemia del COVID-19.

“Más allá del ámbito laboral -ha proseguido el alcalde-, aunque estrechamente relacionado con sus dificultades para encontrar trabajo estable y de calidad, los jóvenes topan además con impedimentos a la hora de emanciparse y acceder a una vivienda y a los sistemas de protección social, lo que pone de manifiesto, según algunos autores, la erosión que se viene produciendo desde hace décadas el implícito pacto intergeneracional sobre el que se funda el sistema español de bienestar. Urge dar solución a esos problemas a los que se enfrentan los jóvenes, y la llegada de fondos europeos, que, por cierto, reciben el nombre de Next Generation, supone una magnífica oportunidad para ello”.

El alcalde de Valladolid ha destacado una de las cualidades del encuentro: “La que propicia el dialogo en torno a un tema de interés y actualidad, y lo hace en un ambiente de serenidad, de sosiego, dejando que fluyan argumentos que permitan la reflexión; lo cual es poco usual en los tiempos que corren, en los que priman la inmediatez y las prisas, lo que no auspicia análisis reposados y meditados. Cuando en lugar de ideas se transmiten eslóganes y titulares, cuando se elude llegar a la raíz de los asuntos, se está favoreciendo la pobreza en el debate y la pérdida de espíritu crítico en la ciudadanía. La superficialidad con la que se presentan discursos en los que la apelación a las emociones sustituye a exposiciones basadas en lo racional crea un caldo de cultivo en el que demagogos y populistas se mueven a sus anchas y en el que las fakes news se imponen a la verdad”.

El diálogo entre estos pensadores constituye la expresión tangible de lo que es el Foro de la Cultura, lo que ha movido al Ayuntamiento de Valladolid a apoyar decididamente esta gran iniciativa, que queremos que en futuras ediciones tenga continuidad en ciudad; una ciudad, a la vista está, con una vida cultural pujante.