Denuncian la exclusión de un grupo de jóvenes con discapacidad en un bar del centro de Valladolid

Fundación Personas investiga lo ocurrido en un local de ocio de Valladolid donde al parecer se le negó el acceso a un grupo de personas con discapacidad. Los hechos ocurrieron en la tarde de este sábado en el bar El Buzón de la calle San Lorenzo cuando los jóvenes con discapacidad psíquica quisieron acceder al interior de este establecimiento hostelero aunque finalmente se les prohibió la entrada con una “excusa barata” alegando que se trataba de una cuestión de “imagen”.

Tras conocerse este desagradable episodio, las redes sociales han comenzado a arder criticando la actitud de este bar de ocio y han difundido multitud de comentarios hacia los responsables del local, calificando lo ocurrido de vergonzoso y bochornoso. “Una vergüenza que en 2022 siga habiendo gente así”, aseguraba una usuaria a través de su perfil de Twitter. “Ya sabemos a que bar no ir. Que se quede el dueño con su clientela exquisita”, manifestaban indignados los vallisoletanos que también pedían a la Policía Municipal que tomara nota para investigar lo ocurrido.

En este sentido, este domingo Fundación Personas ha emitido un comunicado denunciando lo ocurrido en el bar El Buzón y remarcando que “este hecho aislado nos merece toda la atención”. Desde la entidad han indicado que están recopilando información completa sobre lo sucedido en este establecimiento de hostelería de la zona de Coca “para seguir dando pasos de futuro hacia la plena inclusión”. Fundación Personas sostiene que realiza actividades de ocio inclusivo “cada día con total normalidad y actitudes positivas de toda la sociedad”. “Las personas con discapacidad intelectual somos ciudadanos activos de pleno derecho”, concluyeron.

Por su parte, el bar implicado ha querido defenderse de las acusaciones vertidas y aseguran que “en ningún momento” se ha negado la entrada a ninguna persona por “imagen y mucho menos por su discapacidad”. Además, sostienen que no ha existido “ningún motivo” discriminatorio por el que se impidiera la entrada a ninguna persona al tiempo que aseguran que el “único motivo existente” para que se impidiera la entrada ha sido la celebración de un cumpleaños, “por lo que ninguna persona ajena a este tuvo acceso al local”, manifestaron.