Da un toque muy sabroso a tus meriendas y cenas de picoteo con la popular empanada de pollo y setas

La empanada es una de esas recetas muy socorridas para nuestras cenas sobre todo ahora que empieza el buen tiempo y siempre apetece para picotear entre amigos o familia. Pero es uno de esos platos fáciles, que cuando optas por su elaboración casera notas la diferencia por su gran sabor y calidad. Además, si la tortilla con cebolla o sin cebolla es el eterno debate, el comer la empanada caliente o fría es otro de los grandes debates de la historia. Nosotros te vamos a mostrar como elaborarla y ya puedes probarla como más te gusta. La empanada más típica podíamos decir que es la de atún, pero hoy te traemos otra alternativa también muy conocida como es la empanada de pollo y setas.

Con la cantidad de la siguiente receta podrán comer unas 8 personas, por lo que apúntate lo que necesitas y todos los pasos para sorprender en tu próxima cena familiar. Primero anota los ingredientes para la masa de la empanada con 425 gramos de harina de fuerza, 100 mililitros de agua, 50 mililitros de vino blanco, 75 mililitros de aceite de oliva, 50 mililitros de aceite de girasol, 10 gramos de sal, 5 gramos de levadura fresca y un huevo para pintar. Los ingredientes para el relleno de nuestra empanada serán un diente de ajo, 100 gramos de cebolla, 400 gramos de pechuga de pollo, 150 gramos de setas variadas, 200 gramos de nata para cocinar, 25 gramos de aceite de oliva, 5 gramos de maicena, sal, pimienta y nuez moscada. A continuación comenzamos con los pasos para la elaboración, pero sin duda es de lo más fácil de preparar.

Primero, cortamos la pechuga de pollo en dados, lo salpimentamos y lo sofreímos ligeramente hasta que cambie de color, ya que terminará de cocinarse en el horno. Sacamos y reservamos. En el mismo aceite, pochamos la cebolla, y cuando esté blandita, añadimos el surtido de setas, previamente picadas. Cuando las setas hayan soltado el agua y empiezan a dorarse, añadimos otra vez el pollo. En ese momento, metemos la harina y mezclamos para que se impregnen todos los ingredientes y añadimos la nata, removiendo para que se ligue todo el relleno, lo que nos llevará unos dos o tres minutos. Rectificamos de sal y dejamos enfriar antes de rellenar la empanada. Sobre nuestra bandeja de horno, ponemos una de las láminas que usaremos de base para la empanada y vertemos el relleno, repartiéndolo bien, y cubrimos con la otra lámina de hojaldre.

Después, cerramos los bordes apretando con un tenedor o haciendo un repulgue con los dedos y abrimos un agujero en el centro para que pueda salir el vapor mientras se hornea. Antes de llevarla al horno, que tendrá que estar ya precalentado a 180 grados, pintamos la superficie de la empanada con un huevo batido y horneamos a 190 grados hasta que tenga un bonito color dorado. Dejamos templar la empanada sobre una rejilla para que se mantenga crujiente y cortamos en porciones, llevándola a la mesa para la alegría de nuestros invitados. No olvides que esta receta se hace igual para cualquier relleno. Si en otra ocasión te apetece de atún con pimientos y tomate, de carne y verduras, o jamón y queso, es el mismo proceso. Cualquier relleno que se te ocurra, o el que más te guste, podrá ofrecerte una empanada innovadora y llena de sabor.