CSIF anuncia un récord de 7.078 vacantes de docentes, 369 más que el anterior curso escolar en Castilla y León

Comienza un nuevo curso escolar que no estará condicionado por las medidas de prevención contra la COVID, aunque la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) reclama a las administraciones una alerta máxima cuando empiece el otoño, ante posibles rebrotes de contagio. La pandemia ha evidenciado las carencias de los centros educativos en cuanto a instalaciones y equipamiento tecnológico.

Por tanto, CSIF demanda un plan plurianual de inversión en modernización de los centros educativos para adecuarlos a las necesidades actuales de la educación y el cumplimiento de las normativas sobre accesibilidad, climatización, ventilación y eficiencia energética, asegurando tanto la calidad del aire como una óptima temperatura en las aulas, pudiendo hacer frente a olas de calor y frío. “Reclamamos el estricto cumplimiento de la normativa de climatización, ventilación y eficiencia energética, asegurando condiciones óptimas para la docencia”.

El sindicato independiente CSIF, de cara al inicio del nuevo curso 2022/2023, insiste en mostrar su crítica en el “retraso de la publicación de la normativa autonómica que desarrolla los currículums de la LOMLOE, que lleva denunciando desde el final del curso pasado”. Hasta el momento, los equipos docentes solo han recibido borradores sobre los contenidos que deben impartir, “algo inadmisible”. El sindicato rechaza que se tenga que trabajar aún sobre borradores de los que, cuando sean definitivos, deberán emanar más órdenes de desarrollo. “Hay aspectos, como la atención a la diversidad, para los que no se tienen ni siquiera borradores por no estar publicados los decretos”. Para CSIF, todo esto supone “un despropósito y una vuelta de tuerca más a la carga burocrática que ya sufre el profesorado”. Una vez más, este sindicato insiste en que estos vaivenes legislativos no atajan los problemas reales de la educación, y en la necesidad de alcanzar un Pacto por la Educación que dé estabilidad al sistema educativo en España.

Para este curso 2022/2023, CSIF considera esencial alcanzar mejoras en las condiciones laborales del profesorado de la educación pública en Castilla y León. Esta vez, a la cuestión del agravio salarial que sufren respecto al resto de comunidades autónomas, se suman las consecuencias de la inflación, “lo que hace perentoria una subida salarial justa y digna”. Por este motivo de la reclamación salarial, entre otros, el sindicato ha convocado una gran manifestación nacional de empleados públicos para el próximo 24 de septiembre, en Madrid: “este curso, la cartera de deberes para la administración está cargada”.

CSIF destaca la necesidad de trabajar en la aplicación del acuerdo de 24 de enero, de reducción de horario lectivo del profesorado y de ratios, especialmente en atención a la diversidad; mejora del acuerdo de itinerancias y subida del cobro del kilometraje; una verdadera carrera profesional docente. Se destaca también que ya es hora de que se dé cumplimiento a la ley de procedimiento administrativo para no presentar documentación que ya tiene la administración, con posibilidad de comprobarlo en la Intranet docente. Esto evitaría los cientos de recursos que curso tras curso se interponen tras procesos complejos como baremaciones de interinos o concursos de traslados.

Uno de los retos más importantes de este curso es el inicio de los procesos de estabilización, que debe traducirse en una bajada significativa de los elevados porcentajes de temporalidad que afectan al profesorado de la Comunidad, y especialmente a los docentes de Secundaria y Otros Cuerpos, con cifras muy lejanas al ocho por ciento máximo que exigen las instituciones europeas.

Así, CSIF ha presentado hoy el informe actualizado que realiza todos los cursos, por estas fechas, y que aporta que el número de vacantes de interinidad adjudicadas en todos los cuerpos para el curso 2022/2023 es de 7.078 vacantes, de las cuales 4.664 son completas y 2.414 son parciales. Son 369 vacantes más que en el curso anterior; y 3.014 más que en el curso 2011/2012.

En el cuerpo de Maestros hay 529 vacantes menos en total este curso 2022/2023 con respecto al curso anterior, y en Secundaria y Otros Cuerpos son 897 más”, explica CSIF. Para contextualizar estas cifras, hay que tener en cuenta que en el proceso selectivo de oposiciones de Maestros celebrado este verano se han cubierto 685 plazas, que ya no serán cubiertas en régimen de interinidad. CSIF considera que las ofertas de empleo público son básicas para cumplir el objetivo de reducir la interinidad por debajo del 8%, en virtud de los acuerdos nacionales suscritos, y al 5% en Castilla y León, tal y como marca el acuerdo de 19 de mayo de 2006 con la Junta, aún vigente. Ya se han convocado 2.427 plazas, pero CSIF considera que habría que añadir 4.388 de tasa de reposición.

Según cálculos de CSIF, en maestros el porcentaje actual de interinidad es de un 8,58% de interinidad, un 34,85% en Secundaria y Otros Cuerpos, siendo el global de Castilla y León de un 25,15%. Hay, por tanto, un descenso en la interinidad del cuerpo de Maestros y un aumento en Secundaria y Otros Cuerpos, que se sitúa con un porcentaje elevadísimo. Esto pone de manifiesto que limitar la tasa de reposición o congelar las convocatorias de oposiciones, perjudica al sistema educativo e impide su necesaria estabilidad.

En este nuevo curso que se inicia, no se sumarán las interinidades de las contrataciones derivadas de necesidades COVID, que fueron en torno a 1.300 docentes el curso pasado y el anterior, cuestión que CSIF rechaza. Esto restará sustituciones a los próximos procesos de adjudicaciones de interinidades que se producirán este mes. Un ejemplo que se repite curso tras curso es el de la Formación Profesional, donde los grupos se forman de forma más tardía, al tener un plazo de matriculación más amplio que las enseñanzas obligatorias o el Bachillerato.

Estas cifras ponen de manifiesto que en 2023 la convocatoria de oposiciones ha de ser decisiva para bajar de forma fundamental las tasas de interinidad a límites aceptables, máxime cuando -también- hay que tener en cuenta las 765 jubilaciones que se han producido durante el curso pasado. En cuanto a la escolarización 0-3 años, CSIF ha vuelto a rechazar la falta de información, transparencia y negociación, exigiendo una mayor oferta de plazas en los centros públicos, y que aclaren el incremento de docentes de Educación Infantil que estarán este curso en las aulas de 2-3 años.