Concha Velasco ingresa en una residencia de mayores tras empeorar su estado de salud: “Las estrellas envejecen”

“Las estrellas envejecen y hay que pensar que es maravilloso. Espero que mi madre viva muchos años, ojalá llegue a los 100”, así explicaba el hijo de Concha Velasco cómo se encuentra su madre tras ingresar hace unas semanas en una residencia de ancianos. La actriz vallisoletana anunció su retirada de los escenarios el pasado 21 de septiembre de 2021 y en estos meses su estado “ha empeorado, está muy delicada y su movilidad se ha reducido muchísimo”, confesaba su hijo Manuel Velasco en declaraciones a la revista HOLA.

La vida de Concha siempre ha estado ligada al cine, teatro y televisión y a sus 82 años, por el deseo de sus hijos, decidió abandonar su vida de intérprete para descansar y vivir una vida más tranquila alejada de los focos. La vallisoletana se trasladó a vivir con Paco, uno de sus hijos, y tras observar que Concha “necesitaba ayuda las 24 horas del día, decidieron que viviera en un lugar donde estuviera completamente atendida”, indica Manuel. Ahora, la actriz reside en una residencia de mayores situada en el centro de Madrid, y según relata Manuel, “todo surgió porque mi hermano y yo nos empeñábamos en que volviera a caminar y encontramos un centro para que hiciera la rehabilitación y vimos que iba mejorando con los tratamientos. Entonces fue mi madre la que un día nos dijo voy a probar a dormir aquí un par de noches”, revela.

Sus problemas de movilidad derivados de la artrosis han provocado que la gran Concha Velasco necesite cuidados y atención continúa. “Lleva tres o cuatro semanas en la residencia y estamos muy contentos. Mi madre ha recuperado su intimidad, sus horarios, está perfectamente atendida y todo el mundo se está portando fenomenal. Además te puedo decir que ha pasado todo el cine español a verla. La gente la quiere tanto que siempre tiene visitas”, señala Manuel.

La intérprete “está en las mejores manos”, manifiestan sus hijos, lanzando una reflexión “las estrellas envejecen y hay que pensar que es maravilloso”. Tal y como señala la revista HOLA, Concha vive en una suite enorme, con dos ventanales gigantes, en la que se siente como en casa, ya que han podido trasladar todos sus enseres y es como una réplica de la habitación en la que siempre ha vivido.