Castilla y León refuerza su dispositivo de tráfico para dar cobertura este verano a los más de 9,4 millones de viajes previstos

Este viernes comienza oficialmente la época del año en la que mayor número de desplazamientos se producen, y con ella, arrancan los dispositivos especiales que la Dirección General de Tráfico ha preparado para dar cobertura en Castilla y León a los más de 9,4 millones de movimientos de largo recorrido previstos que se realizarán por carretera estos próximos meses de julio y agosto. El verano pasado se registraron 10,3 movimientos reales en Castilla y León, y la distribución por meses prevista para este año es de más de 4,1 millones desplazamientos durante el mes de julio y 5,3 millones en agosto. La primera operación especial del verano se prolonga desde las 15.00 horas del día 28 de junio a las 00.00 horas del 1 de julio. La DGT espera 608.000 viajes, de los cuales 97.000 desplazamientos son por parte de los vallisoletanos, mientras que en Ávila se prevén 67.000, 88.000 en Burgos, 73.000 en León, 61.000 desde Palencia y Salamanca, 79.000 en Segovia, 36.000 en Soria, y en Zamora se esperan 46.000 viajes.

Según ha informado este jueves el delegado del Gobierno en Castilla y León, Nicanor Sen, esta campaña de verano 2024 tiene dos objetivos fundamentales, por un lado, «reforzar el conjunto de actuaciones que la DGT realiza habitualmente para mejorar los niveles de seguridad vial durante los meses de verano, en los que la accidentalidad presenta tradicionalmente un repunte con respecto al resto de meses». Por otro lado se pretende «facilitar la movilidad de los ciudadanos haciendo frente tanto a las situaciones de congestión recurrente derivadas del incremento del volumen de circulación, como a las originadas por incidentes imprevistos que pueden presentarse en la red viaria por motivos intrínsecos al flujo circulatorio del verano, en zonas turísticas, playas, segundas residencias o extrínsecos a ésta como cortes de carreteras, incendios forestales o inundaciones por tormentas. Como viene siendo habitual en los últimos años, la salida y regreso de las vacaciones se realiza de manera escalonada y en periodos más cortos, haciéndolas coincidir en numerosas ocasiones con un fin de semana.

Por este motivo, y para atender a ese mayor número de personas que comienzan las vacaciones en fin de semana, y que optan por el vehículo como medio de transporte, la DGT ha establecido dispositivos especiales de regulación y control del tráfico durante todos los fines de semana del periodo estival, intensificándolos durante los primeros fines de semana de cada mes y dando lugar a las llamadas operaciones salida o regreso. En el Centro de Gestión de Tráfico del Norte se pondrá también en marcha la Operación autonómica con motivo de diversos acontecimientos y fiestas locales. Además, durante estos meses de verano también se llevarán a cabo varias campañas de vigilancia que intensificarán el control sobre ciertos vehículos o factores de riesgo en los siniestros de tráfico. Pero como cada año, por las carreteras españolas no solo circulan los ciudadanos en sus desplazamientos vacacionales, sino que también lo hacen gran cantidad de vehículos extranjeros, cuyos conductores no están habituados a los itinerarios por los que circulan y que pueden tener España como destino final para su descanso o ser sólo territorio de paso.

Asimismo, la temporada estival lleva desgraciadamente aparejada la aparición de incendios por lo que la DGT también tiene la responsabilidad de intervenir en su prevención mediante la especial atención de las áreas con mayor probabilidad de sufrir incendios, así como a través de la gestión, control e información de las zonas afectadas por incendio y sus accesos en el ámbito de sus competencias. Dicha gestión se lleva a cabo a través de los distintos Centros de Gestión del Tráfico, que a través de los 2.460 paneles de mensaje variable luminosos repartidos en 16.000 kilómetros de carreteras, dan cobertura a la gestión, información y prevención en forma de mensajes a los usuarios de una amplia red de carreteras de las posibles zonas afectadas por un incendio. El tráfico en verano presenta unas características diferentes a las que se producen en otra época del año y que hay que tener en cuenta con un incremento de desplazamientos de largo recorrido en días laborales, y sobre todo, durante los fines de semana. En cambio, se registra una menor conflictividad en los accesos a las grandes ciudades, mayor tránsito en carreteras secundarias, aumento de los desplazamientos nocturnos.

Para ello, con el objetivo de salvaguardar la seguridad de todos los usuarios de la vía, el operativo cuenta con la total disponibilidad de los medios, tanto humanos con agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, personal de los Centros de Gestión de Tráfico, patrullas de helicópteros y personal encargado del mantenimiento de equipos y de la instalación de medidas en carretera, como técnicos con radares fijos y móviles de control de velocidad, además de helicópteros, drones, cámaras y furgonetas camufladas para controlar el uso de móvil y del cinturón de seguridad de los que dispone la DGT. Para favorecer la circulación en las zonas más conflictivas durante las operaciones especiales y en los fines de semana se adoptarán medidas como la instalación de carriles reversibles y adicionales con conos y balizamiento en las horas de mayor afluencia circulatoria y el establecimiento de itinerarios alternativos.