Batidas extraoficiales para buscar al piloto desaparecido en el Duero después de que la Subdelegación diera por localizado su cuerpo

La angustia para los familiares y amigos de Guillermo Álvarez, el piloto que desapareció junto a Beatriz Cantos el pasado 17 de diciembre en un vuelo en Matilla de los Caños, va en aumento. Después de que este lunes solo se localizara el cuerpo sin vida de la mujer en el río Duero a la altura de la pesquera de Villamarciel, los GEAS han reanudado en la mañana de este martes la búsqueda para encontrar al varón de 54 años, teniente alcalde y concejal de Geria. Un error de la Subdelegación del Gobierno de Valladolid llevó a la confusión sobre la localización de ambos cadáveres en el interior del ultraligero estrellado y sumergido en el agua.

La subdelegada en la provincia, Alicia Villar, en una imprudente comunicación aseguró que se habían localizado los dos cuerpos sin vida pertenecientes a los tripulantes a bordo de la aeronave de Matilla de los Caños. Pero, con el paso de las horas, tanto su superior, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, como los avances en la búsqueda reflejaron que la Subdelegación de Valladolid se había equivocado. En este sentido, Barcones salió al paso para informar que no se tenía constancia al 100% de que el cuerpo de Guillermo se encontraba en el interior del ultraligero, aunque mantenía que las posibilidades eran “muy altas”.

Un error imperdonable para la familia y amigos de Guillermo que esperaban que este lunes su cuerpo pudiera ser rescatado al igual que se hizo con el cadáver de Beatriz, su compañera de vuelo. Por ello, -y pese a que la búsqueda oficial ya está de nuevo en marcha-, los vecinos, conocidos y amigos del piloto han convocado una batida extraoficial por la zona del río de Villamarciel para tratar de buscar su cuerpo y terminar con esta enorme angustia. El llamamiento de participación se ha hecho a través de las redes sociales para que el mayor número de voluntarios se sumen a la búsqueda incansable de Guillermo.

“Batida de búsqueda extraoficial. Guillermo Álvarez. Martes 20 de diciembre a cualquier hora del día en todos los campos posibles alrededor del río. Principalmente desde Villamarciel hacia donde lleve la corriente del agua por muy lejos que pueda ser”, alertan algunos mensajes junto a fotografías del piloto desaparecido. “SOS. A lo largo del río hay muchas zonas en las que hay campos y pinares que no dan a la carretera y ni siquiera a ninguna población cercana a la que haya conseguido llegar, en caso de que se lo llevara la corriente y hubiera conseguido salir del río. La avioneta que era de Beatriz, la chica que pilotaba se encontró hundida en el río de Villamarciel. La búsqueda a lo largo de la corriente desde ese punto es esencial”, indican los llamamientos a la batida.

En la tarde de este lunes, los efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) reflotaron la aeronave en el río Duero y fue cuando comprobaron que el cuerpo de Guillermo no se encontraba en la cabina, tal y como esperaban. Además, la climatología junto al elevado caudal revuelto y turbio están dificultando las labores de búsqueda por parte de los buzos que tratarán de avanzar en las localizaciones durante esta jornada.